aqui

La temporada navideña no siempre es felicidad y fiesta. A veces las presiones, las angustias o la soledad, marcan estas fechas para algunos. Sin embargo, siempre un poco de humor negro puede ayudar. Precisamente para ello están los Fenómenos Antinavideños del Teatro La Capilla.

Como cada año este espectáculo llegó a La Capilla para cerrar de manera divertida y gozosa las actividades del año. Por 10 días, junto con los Antinavideñitos, en esta ocasión Las Antinavideñitas, es espíritu navideño –o mejor dicho antinavideño – invade a este icónico teatro ubicado en el sur de la ciudad.
Aquí te doy tres razones para que vayas corriendo a ver Fenómenos Antinavideños antes de que terminen su corta temporada.

1. Toda una tradición. Los antinavideños están cumpliendo 20 años de haber llegado a México. Este tipo de historias surgen en Montreal, Canadá, a mediados de los años 90 del siglo pasado. Boris Schoemann, director artístico del Teatro la Capilla, en el 2003 decide traducir Ángeles exterminadoras, de Yvan Bienvenue, y montar las tres historias que conforman este texto. A partir de ahí, afortunadamente, los Antinavideños se han vuelto toda una tradición teatrera para estas fechas y son garantía de pasar un rato muy divertido.

2. Historias y personajes entrañables. Los temas y personajes que durante 20 años han desfilado por el escenario de La Capilla son muchos. Sin embargo, cada año llegan nuevas historias y personajes entrañables que con mucho humor negro nos hacen reír de sus desgracias y también, ¿por qué no?, de las nuestras.

3. Los intérpretes. Los espectáculos unipersonales requieren un esfuerzo particular y entrega de los intérpretes para atrapar al público. Esta magia la tienen los Antinavideños. Cada año nos regalan historias maravillosamente interpretadas. Este 20 aniversario de los Antinavideños no es la excepción, Nohemí Espinosa, Emmanuel Lapín y Fernando Villa nos regalan cada uno destacadas actuaciones.

Esta edición de los Antinavideños está integrada por tres historias que nos hablan de un joven que creció en una familia conservadora y católica en Michoacán, el cual se enamora de Cristo(fer) y es obligado a salir del closet en la cena navideña, frente a toda su familia; una chica fanática de Babe el puerquito valiente, a la que una experiencia traumática en Navidad le ha provocado serios problemas para confiar en los demás; y finalmente Carlitos, que tiene un sueño recurrente y una particular teoría sociopolítica que vincula el comportamiento del mexicano con la tradición de la piñata. Cada una de estas historias, estamos casi seguros, te hará reír y disfrutar.

Los textos, bajo la dirección de Boris Schoemann y Daniel Bretón, son escogidos entre decenas de historias que cada año responden a la convocatoria para los Antinavideños. Por obra de cristo, de Diego Celaya; Trust Issues, de Nareni Gamboa; y Carlitos brazos de piñata, de Pablo Cano Camacho, son los tres textos finalistas de este año y son un verdadero goce.

Así que ya lo sabes, sea que estés disfrutando esta temporada, o que no la estés pasando tan bien, los Fenómenos Antinavideños te darán un buen rato o te ayudarán a sobrevivir esta temporada del año. Un poquito de humor negro y ver desde las butacas el sufrimiento ajeno –con todo lo sádico que eso suena- es un gran plan para cerrar este año.

Para más información de los Fenómenos Antinavideños haz clic aquí.

 

Por Óscar Ramírez Maldonado, Foto, Cartelera de Teatro.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.