SÍGUENOS EN:


LA GUERRA FRÍA: En la frontera física y emocional de una pareja



Fotos: Roberto Sosa

Por Roberto Sosa/Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial el bloque occidental (capitalista) liderado por Estados Unidos y el bloque oriental (socialista) encabezado por la Unión Soviética tuvieron un conflicto político, económico y social que tensó al mundo entero.  Enfrentamiento que se agravó con la crisis de los mísiles, proyectiles nucleares que los soviéticos instalaron en la isla de Cuba. Ninguno de los dos bloques tomó acciones directas contra el otro, razón por lo que se le nombró “la guerra fría….”.

La guerra fría transcurre entre 1982 y 1984 en Berlín Occidental, son los tiempos del muro. El disco Berlín de Lou Reed es el hilo conductor de la historia, los protagonistas son dos mexicanos, un músico de rock “El gato” (Mauricio Isaac) y la actriz Carolina (Mariana Gajá), ambos van tras los pasos a David Bowie y Lou Reed. Son los ochenta, en Berlín se viven los estragos de la posguerra, los soldados soviéticos controlan la mitad de la ciudad y a su población. “¿Has cogido con ellos…?”, pregunta El gato.

La dramaturgia es de Juan Villoro, escribe una historia que transcurre décadas atrás, un texto cimentado en otra época que busca el diálogo con los jóvenes de hoy. Para las nuevas generaciones músicos como Lou Reed o David Bowie, son desconocidos, como sus discos de acetato. Sin embargo, el eje dramático gira en torno a la relación de una pareja y sus conflictos; una guerra fría entre ambos, provocada por los excesos y las adicciones.

La puesta en escena es una analogía de otra obra: Autodestrucción 8, del artista Abraham Cruzvillegas. Se trata de una instalación que se exhibe en la sala 4 del Museo Tamayo, compuesta por objetos de aquella época traídos por el artista de países lejanos. Se trata de una obra dentro de otra, se abrazan, compenetran y dialogan entre sí; la autodestrucción es el paralelismo físico y emocional entre historia y exhibición.

La dirección de escena es de Mariana Giménez, su labor es con afinidad al texto, acomoda acertadamente la dramaturgia dentro del singular espacio. Su mayor reto es hacer que todo funcione dentro de un recinto que se ocupa para exhibir, no para una representación, el resultado es bueno, quien sabe hacer teatro, se adapta con sapiencia y talento.

Las actuaciones son de Mauricio Isaac, Mariana Gajá y Jacobo Lieberman (está además un músico, no aparece su nombre ni de los actores en el escueto boletín de prensa). Demuestran versatilidad al actuar, cantar y tocar instrumentos. Es una obra multidisciplinaria y ellos lo hacen con propiedad. Es desafiante habitar un escenario como este para realizar su trabajo, acá no cuentan con los recursos técnicos de una sala de teatro, no hay acústica, ni diseño de iluminación, obstáculos que salvan adecuadamente.

La guerra fría es un espectáculo que se inspira en la obra plástica de un escultor, ambas se enlazan en el mismo espacio para ofrecerle al espectador una experiencia distinta  –excepto por los asientos duros que ocupa el público-, para contarle una historia, una “guerra fría” en la frontera física y emocional de una pareja, narrada desde el performance, con música de rock… y teatro.

Las funciones son los sábados y domingos en la Sala 4 del Museo Tamayo, hasta el 8 de septiembre, consulta precios y horarios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.









BANNER4_ALT








Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:



Sigue a
Cartelera de Teatro en: