SÍGUENOS EN:


El curioso incidente del perro a medianoche: lo bueno y lo malo



luis-gerardo-mendes-alejandro-camachoPor Satán Mendoza / El curioso incidente del perro a medianoche, obra que se presenta con enorme éxito desde hace meses en el Teatro de los Insurgentes, es una adaptación de la novela del mismo título de Mark Haddon. El libro es magnífico y no deben dejar de leerlo, pero en está página el tema es el teatro, así que regresemos a ello.

Mis expectativas de la puesta eran muy altas. Llenos constantes y estupendo comentarios de gente que la había visto. No puedo decir que me decepcionó, estaría exagerando, más bien me pareció que la obra no se concreta a plenitud, que habiendo tantos elementos extraordinarios, hay algunas pequeñas fallas que hacen que la experiencia no sea completa.

Pero vamos por partes que he empezado demasiado negativo. El curioso incidente es una buena obra, sin duda, que hay que ver. La producción es extraordinaria. La escenografía, dos pantallas enormes, una que cubre el piso y otra el fondo, es fascinante y una experiencia en sí misma. Las proyecciones están extremadamente cuidadas y enriquecen cada minuto de la puesta. Por ello sólo vale la pena el boleto.

El texto también es muy bueno. La historia del adolescente Christopher John Francis Boone, un adolescente inglés que padece Asperger, es un goce. No crean que van a ver un drama o un análisis sesudo de lo que implica vivir con ese padecimiento. La maravilla del libro, que está muy bien transportada al teatro, es que más que un retrato de la enfermedad, es el mundo visto desde los ojos de un adolescente que padece Asperger. Francisco Franco, director de la obra, logra una maravilla visual, algo extraordinario en el ya de por sí extraordinario mundo del teatro.

Otro punto fuerte es la música de Julieta Venegas. Esa mujer siempre me sorprende.

Pero a pesar de todas estas maravillas, la obra no es maravillosa. Muy buena sí, pero no maravillosa. Y a mi entender por tres puntos de los que muchas veces adolece nuestro teatro.

Luis Gerardo Méndez hace un trabajo estupendo como protagonista de la obra. Se nota la preparación para el papel y que Luis Gerardo es más que una estrella fugaz como hay muchas. Hace un trabajo de fuerte aplauso. Pero Luis Gerardo tiene 31 años, más del doble de la edad del protagonista. La maravilla de la obra es la visión de un joven de 15 años con Asperger y Luis Gerardo, por mejor actor que sea, no puede hacernos creer que tiene la mitad de su edad. Esto hace que el texto pierda fuerza y encanto. Claro, Luis Gerardo llena salas y una producción tan cara hay que pagarla. Pero ahora que van a reemplazarlo, lo harán con Alfonso Dosal, que como Luis Gerardo es muy buen actor, pero al igual que él ya pasó de los 30. No entiendo como en México el hacer un buen casting les parece intrascendente. Y como nuestro protagonista pasa la treintena sus papás tienen que ser Rebecca Jones y Alejandro Camacho, dos grandes actores, pero totalmente fuera, por la edad, de cast.

Otro problema de muchas de nuestras obras es que el contexto sociocultural del texto, o les tiene sin cuidado o no saben cómo ponerlo en escena. No se cuál sea el caso de El curioso caso, pero se les paso de largo. Es trascendente en la historia que el protagonista viene de la clase baja inglesa, algo que jamás queda reflejado en la puesta y uno tiene que interpretar por algunos diálogos.

Tercero, y de esto tienen culpa nuestras escuelas de teatro, las coreografías de la obra son de risa. Un gran elemento escénico se pierde por completo por la torpeza de los actores. Están tan mal logradas o malogradas, que a uno le nace la risa y se distrae.

Estos tres elementos hacen que lo que pudo haber sido una puesta magnífica, quede en una buena obra de teatro. ¿Vale la pena verla? Sí. Porque lo demás es tan bueno que nubla lo malo.

Comentario aparte merece el Teatro de Los Insurgentes. Juro que el único teatro más incómodo en el que he estado es The Globe en Londres, un teatro del siglo XV. ¿Con todo el dinero que pasa por las taquillas del Insurgentes no alcanza para un cambio de butacas? Una pena que el que quizá sea el teatro más importante y exitoso de México esté en esas condiciones. Pero acá lo bueno (hoy ando que ha todo le encuentro lo bueno y lo malo), en el intermedio una de las acomodadoras regaño a una espectadora que estaba mensajeando con su celular durante la obra. ¡BRAVO! Me la quería comer a besos.

Haz click aquí para conocer más detalles de El curioso caso del perro a medianoche (horarios, dirección, boletos, etc.).

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



2 comentarios sobre “El curioso incidente del perro a medianoche: lo bueno y lo malo

  1. Alfonso tiene menos de 30, aunque no me parece importante, el teatro está hecho de convenciones y esta es una de ellas, los dos logran mostrare un adolescente y eso es mérito de ambos.

Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT





Sigue a
Cartelera de Teatro en: