SÍGUENOS EN:


FENÓMENOS ANTINAVIDEÑOS: Una manera de reír de las tragedias navideñas



Por Mariana Mijares/ No toda la gente tiene un gran espíritu navideño; no les emociona poner el árbol, ver las casas llenas de foquitos o a gente amontonada en los supermercados y centros comerciales; pero aun cuando Navidad sí sea tu época favorita del año, te resultará muy difícil no disfrutar y reír a carcajadas con los Antinavideños, proyecto que este año cumple 20 años.
La idea surgió en 2003, con la obra Ángeles Exterminadoras del dramaturgo canadiense Yvan Bienvenue que Boris Schoemann tradujo para México porque además de que le parecía interesante, sentía que la gente podía identificarse con ese sentimiento de apatía, pues no todo es alegría en esta época festiva.

Los Antinavideños de este año reúnen Fenómenos Antinavideños, Las antinavideñitas y Ángeles exterminadoras; todos conservan ese espíritu de contar historias humanas que resulten divertidas, a partir de la ironía.

Los Fenómenos Antinavideños de este año, que se presentan en La Capilla entre el 20 y el 30 de diciembre (suspenden funciones el 24 de diciembre), constan de tres obras: Trust issues de Nareni Gamboa; Por obra de Cristo, de Diego Celaya y Carlitos brazos de piñata, texto de Pablo Cano Camacho y ganador de la convocatoria este año.

Fenómenos Antinavideños

Por obra de Cristo – Fantaseando por Cristo

Para este hombre joven que viste un ‘ugly sweater’ (Emmanuel Lapín) y que solo cuenta con un banquito de escenografía, Navidad solía ser una fecha feliz en la que se reunía de manera armoniosa con su familia de Michoacán; pero todo se vio ofuscado por la llegada de ‘Cristo’, pero no la figura por todos conocida de la religión católica, sino Christofer, un extranjero que se atrevió a competir con Navidad, una fecha de celebración mundial.

Navidad es para compartir, para estar en familia, no para hablar de política”, considera el protagonista, quien también cree que hay que tener cerca a la familia en estas fechas, pero con la prudencia suficiente como para no querer clavarles el cuchillo afilado de la cena de Nochebuena…

A lo largo de su relato, él va contando los pormenores de ser gay en una familia católica conservadora, en la que más o menos lo dejaban ser; a excepción de la tía Milly, quien de manera insistente le preguntaba en cada oportunidad cuándo podrían conocer a su novia.

“Es que nos salió muy estudioso”, respondía su madre sin necesidad de dar mayores explicaciones. Más adelante, el protagonista confiesa que la manera que supo que era gay fue justamente por el ‘crush’ que tenía con Jesucristo.Pero para conocer el desenlace, hay que ver esta obra…

Trust issues – un drama hilarante

Al terminar, Por obra de Cristo, una mujer del público se pone de pie y aplaude efusivamente, se trata de una joven (Nohemí Espinosa) quien empieza por contar que, aunque es introvertida y suele asistir a reuniones de ‘Desconfiados Anónimos’, se sintió lo suficientemente motivada por la historia de Cristo, como para subirse al escenario y contar la propia.

Ella confiesa que tenía una psicóloga en la que confiaba mucho hasta que ésta decidió irse de vacaciones. Eso la hizo reflexionar que los psicólogos “no son de fiar”, porque si verdaderamente logran ayudarte a solucionar tus problemas, se quedarían sin trabajo.

Al hablar de Navidad, ella va relatando cómo lo que más anhelaba de chica era un perro, pero sus papás más bien le dieron peluches, tamagochis y hasta un perro de juguete que parecía que respiraba.

Cada una de las pequeñas o grandes tragedias de esta mujer se vuelve una gran oportunidad para carcajearse gracias al enorme talento de Nohemí Espinosa, quien con caras, gestos y miradas conecta en todo momento con la audiencia y la hace doblarse de risa.

Carlitos brazos de piñata – Una piñata humana

Para Carlitos (Fernando Villa), la tradición de romper una piñata es verdaderamente barbárica: pegarle a un globo cubierto de engrudo con un palo chafa, y que al romperla, salgan dulces que también son chafas; incluso lo compara de manera hilarante con la experiencia de viajar en el metro en hora pico; mismos empujones y esa dinámica de arrebatarse los asientos como si se trataran de los dulces de la piñata.

A lo largo de su relato, Carlitos va contando cómo en vez de brazos le han crecido picos de piñata, todo mientras hace un análisis sociopolítico del comportamiento del mexicano.

Al igual que con el resto de las historias, ver las tragedias de un tercero sin duda puede ayudar a sanar, o a exorcizar, los propios sentimientos navideños; o de menos, los Fenómenos Antinavideños regalan un gran momento de risas en esta temporada festiva.

Fenómenos Antinavideños se presentan de jueves a sábado, hasta el 30 de diciembre (excepto 24 de diciembre), en Teatro La Capilla, Madrid 13, Col. Del Carmen, consulta horarios y precios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ


BANNER4_ALT