SÍGUENOS EN:


PERDERLO TODO, MENOS LA SOLEDAD: Un homenaje al movimiento y a la palabra



Fotos: Cortesía Producción

Por Omar Muñoz / Macarena está en la estación Zócalo del metro de la Ciudad de México y no ve nada. De pronto, es invadida por fuertes e inexplicables espasmos de dolor y, tras pensarlo un poco, decide con todas sus fuerzas abrir los ojos. Se descubre viajando en el metro, hacia el sur de la ciudad. Sin embargo, algo no está bien: no hay una sola persona a su alrededor. El metro está vacío. Así empieza Perderlo todo, menos la soledad, una aguda y atractiva fantasía escénica de Valeria Fabbri sobre lo efímero de la vida, el tránsito a la muerte y la soledad.

Esta obra es posible gracias a una coproducción entre Cétaceo Teatro y el Teatro La Capilla. Narra la historia de Macarena, una mujer joven cuyo cuerpo se disocia de su mente y que, con la ayuda de Florentino, un hombre mayor que también se encuentra perdido en el trayecto, hace todo lo posible por reencontrarse.

La escenografía de Fernanda García y Sergio López Vigueras está formada por tres practicables acomodados de forma escalonada, unidos horizontalmente entre sí por enrejados de triplay acostados. En la parte más alta y lejana del escenario hay tres persianas horizontales de cuerpo completo, detrás de las cuales, hay un espacio aparte. Todo está enmarcado por tubos flexibles de aluminio. La escenografía pareciera representar el interior de un pasaje subterráneo del metro, el interior de una ballena o, incluso, el famoso túnel de tránsito a la muerte.

El vestuario de Fernanda García y la iluminación de Sergio López Vigueras son consecuentes con la puesta en escena. Sin embargo, el elemento que más resalta es, sin lugar a dudas, el diseño sonoro de Xicoténcatl Reyes, pues genera atmósferas envolventes que acentúan la atípica realidad planteada por la autora y que terminan por abrazar la atención del espectador.

La obra cuenta con las actuaciones de Valeria Fabbri (Macarena), Miguel Flores (Florentino) y Paulina Méndez (el cuerpo de Macarena); aparte de la colaboración especial de un numeroso ensamble femenino. Las actuaciones de Valeria Fabbri y Miguel Flores sobresalen por su dominio técnico, sobre todo, a nivel vocal y corporal. Con lo cual, se hace evidente el detallado trabajo de dirección a cargo de Cecilia Ramírez Romo y el enérgico diseño de movimiento de Paulina Méndez.

Perderlo todo, menos la soledad, no es solamente un trabajo que se caracteriza por plantear una realidad modificada, sino que es también, una crítica a la violencia que persiste en nuestra sociedad y, en específico, a los feminicidios. Es un gozo para la vista y el oído: un homenaje al movimiento y a la palabra.

Perderlo todo, menos la soledad se presenta todos los lunes hasta el 29 de abril en el Teatro La Capilla. Consulta precios y horarios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT







Sigue a
Cartelera de Teatro en: