SÍGUENOS EN:


PENÍNSULA: Del reconocimiento en el horror de lo natural



Fotos: Estudio Alós & Ponce

Por Saúl Campos/Hay una mujer sentada en medio de un bosque. En ella existe una necesidad de habitar ese sitio, tan fuerte como el impulso de escapar de el. Ella podría está habitando un enigma, o una interpretación de sí misma en un sueño bastante alegórico. Quizás para salir de este paisaje de penumbra y desasosiego el movimiento sea la clave, el silencio o tal vez la lejanía. O podría solo quedarse quieta, inerte en el agua de su inestabilidad, conectada a la vida por un solo conducto de tierra corporal, cual si fuera este cuerpo suyo su propia península.

De la mente de Paula Watson y Mauricio Ascencio, bajo la dirección de este último, llega al Foro Bellaescene, Península, paisaje escénico de un cuerpo sobre una extensión de tierra. Un montaje posmoderno que se interna en la necesidad de explorar el movimiento como respuesta absoluta ante lo emergente de la cotidianidad, o la desesperación de lo inestable.

Hablar de posdrama nunca es sencillo. Básicamente porque una de las bases de este concepto radica en la apertura a la interpretación, es decir,  que la obra puede no guiarse por una sola línea como base, sino en todos sus discursos al mismo tiempo y en regeneración constante. Sí, así de confuso, así de difícil, y sin embargo bello cuando logra suceder. Península, es un afortunado caso de éxito.

Los autores deciden enfrentar a su personaje en un texto que propone un análisis introspectivo. Una mujer en pleno ejercicio racional, atando cabos en su mente para tratar de entender el miedo que tiene a la naturaleza. A su propia naturaleza.

Sin embargo, esta mujer no explorar sus temores de una manera fácil, sino que, yendo al extremo de lo poético, nos presenta un discurso tan complejo que bien podría estar siendo declamado frente a un auditorio, pero este discurso sucede en un lugar aún más caótico: el bosque de sus pensamientos.

Quizás esta mujer se encuentra meditando todas las cosas que le cuenta a la audiencia,  mientras pasea al perro, o quizás estando inmóvil en la cama antes de decidir salir a iniciar el día. Lo cierto es que Ascencio decide alejarnos del plano real en el que pueda estar sucediendo todo para llevarnos a la mente del personaje a través del movimiento.

Mauricio Ascencio lleva de la mano a Watson en una coreografía escénica tan exigente y llena de matices, que resulta imposible no entender el tren de pensamiento al que se está enfrentando el personaje. Y que, gracias a Watson, podemos identificar en una ruta emocional clara y precisa.

Por su parte, Paula Watson construye un performance único, en el que su corporalidad no opaca la interpretación de un texto en off, sino que van de la mano con muy buenos resultados. La dirección de Ascencio explora en su actriz una galería de tonos y sensaciones que logran llevar al espectador de la angustia al descanso total, pasando por la desesperación, la sensualidad y el horror.

Frente al espectador hay un montaje que abraza su expresión en dramaturgia, iluminación, vestuario, escenografía, coreografía, diseño sonoro e interpretación al máximo. A manera de que ninguno de los elementos podría funcionar en la manera en la que se está usando sin la presencia de los demás.

No obstante, es justo el ritmo uno de los elementos que alcanza a traicionar al montaje (en menor escala, pero presente), al dejar que la coreografía llegue en un momento a ser tan contemplativa que aletarga lo que el texto tiene para ofrecer y lo atrapa en un torbellino de acciones en movimiento, del que, aunque sale ilusa, queda la memoria.

Península resulta pues uno de los trabajos de dirección más ambiciosos dentro de la cartelera actual y una de las actuaciones más poderosas de la temporada por parte de Watson, realizando su labor escénica desde un punto en el que las palabras son prohibidas y tenemos que confiar en el lenguaje de su mirada y el resto de su cuerpo, los cuales logran comunicarse de manera perfecta y dejan con ganas de más.

Por supuesto, no es una obra sencilla, ni recomendable a todo tipo de público. Empero, es un trabajo sumamente poderoso y lleno de imágenes tan precisas, que resulta imposible caer en él.

Se presenta hasta el 5 de abril en el Foro Bellescene, consulta precios y horarios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.








BANNER4_ALT








Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:



Sigue a
Cartelera de Teatro en: