SÍGUENOS EN:


LA ENAMORADA: Julieta Venegas en las tablas argentinas



Por Ro Tierno/ Hace dos años que Julieta Venegas vive en Argentina, en la Ciudad de Buenos Aires. En alguna entrevista contó que vino tan al sur para poder conectarse con ella misma, con la soledad, y así resignificar su lado creativo. ¿Ya no va a cantar más? nos preguntábamos, pero no, claro que canta y parece que lo va a seguir haciendo, porque ese es su lenguaje, inconfundible,  emana de lo más hondo… me atrevería a decir que es color azul.

Esa voz, es la que hace vibrar la obra de La enamorada, el unipersonal escrito por Santiago Loza, dirigido por Guillermo Cacace y producido por Romina Chepe, que acaba de estrenar en el Teatro El Picadero de Buenos Aires. Julieta contó que cuando grabó las canciones en el estudio de Adrián Dárgelos (de Babasónicos) se puso a llorar de la emoción. Esa misma emoción es la que el público sintió al escuchar su voz en la primera canción de la obra. Cayeron lágrimas, se profundizó el silencio.

Está claro que hay un trabajo hecho en conjunto, muy cuidado, realizado con tiempo, con esa lentitud que Venegas necesitaba en su vida. El resultado es una pieza sutil, que se corona con la escenografía y estética de Jhoanna Whilhelm.

La enamorada es un personaje femenino que quiere contar su historia, o algo de su historia para poder conectar con otros, poder vivir ese momento presente intensamente. La historia transita delgadamente por una crítica a la maquinaria tecnológica que nos desconecta, a la desigualdad de género, las clases sociales, a la vez que marca una línea existencialista con toques de humor que la aleja de supuestos momentos de drama.

Hay dos cosas que merecen un poco de atención, pero que no manchan la belleza de esta pieza delicada: una es el hecho de que Julieta no es actriz, está empezando. Aunque ella ya había estado en teatro en México, en los años noventa junto al director Francisco Franco, claramente la inseguridad de manejar un lenguaje nuevo se traduce en una actuación algo ansiosa, apresurada, con la interpretación de un texto con el que aún no logra conectar tranquilamente. Sin embargo, no vale la pena exagerar: es normal y muy probable que a medida que pasen las funciones se vaya soltando más.

Lo otro, que quizá también sea consecuencia de lo anterior, es que la obra resulta muy breve. El público teatrero no está acostumbrado a piezas tan cortas, “¿ya está?” se escuchó al terminar la función, y la mayoría nos quedamos con sabor a poco. Para decirlo de otras maneras: no terminas de conectar con la obra porque concluye demasiado rápido, o estabas tan metida en la historia y en ese mundo bellísimo visualmente que te da la sensación de que cortan la función.

Por otro lado, la relación teatro-concierto musical está bien nivelada, y al ser Julieta Venegas (una de las cantantes más conocida de habla hispana) está claro que hay un juego con la expectativa del público de escucharla cantar, entonces a veces parece que va a cantar pero al final no canta, y en cambio, actúa. El equilibrio es perfecto para irnos del recinto sintiendo que efectivamente vimos una obra de teatro.

Julieta Venegas hace música hace tanto tiempo y con tanta identidad que una no duda en saber y reconocer que ese es su lenguaje del alma. A pesar del nerviosismo a la hora de recitar el texto, cada vez que empezaba la música y escuchábamos su voz reinaba una tranquilidad meditativa, algo que emanaba de ella, de su interior, transportando la escena hacia un lugar sin tiempo. Pero ahí ya la conocemos, ahora también actúa, y con apenas una hora ya se puede decir que será un lenguaje desde el cual logrará enamorarnos.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.









BANNER4_ALT








Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:



Sigue a
Cartelera de Teatro en: