SÍGUENOS EN:


EL BESO DE LA MUJER ARAÑA: Un musical seductor



Fotos: Cortesía Manojo de Ideas

Por Kerim Martínez/ Una buena razón para asistir al teatro puede ser que la obra lleve mucho tiempo sin presentarse en un escenario. En México El beso de la mujer araña se estrenó con gran éxito en 1997 bajo la dirección de Humberto Zurita y las actuaciones de Mario Iván Martínez, Tomás Goros y Christian Bach. La temporada duró siete meses en cartelera y terminó intempestivamente por el cambio de televisora de la mancuerna Zurita-Bach; el musical se presentaba en el Teatro de los Insurgentes de Televisa.

Desde entonces no había tenido una reposición hasta que Juan Torres (La Jaula de las Locas) compró los derechos para presentarla en 2018 en el Teatro Hidalgo con la dirección de Miguel Septién (Urinetown). El libreto es de Terrence McNally (Anastasia) y la música de John Kander (Cabaret); la traducción de esta nueva versión es de Septién y de Yang E. Coutiño.

La obra, basada en la novela del escritor argentino Manuel Puig, apareció en la pantalla grande en 1995 con las actuaciones de William Hurt, Raul Julia y Sonia Braga. La trama principal se centra en la historia de Molina, un hombre afeminado que está en la cárcel acusado de haber querido abusar de un joven menor de edad. Para hacer más ligera su estancia en el lugar, imagina que una diva del cine de los años cuarenta, Aurora, se aparece para interpretarle sus mejores escenas y números musicales. Un día, llevan a su celda a un preso político llamado Valentín. Es arisco, malencarado y muy reservado; todo lo opuesto a Molina. Los guardias torturan constantemente al revolucionario para sacarle información, pero nunca obtienen respuesta alguna. Molina cuida sus heridas y poco a poco se enamora de Valentín, que vive obsesionado por el recuerdo de una burguesa de nombre Marta.

Septién aprovecha todo el recinto para involucrar al público en su montaje. Además de ocupar el escenario, mueve a los personajes por los pasillos de la sala apropiándose del espacio y del espectador mismo. El director entiende a la perfección el texto y esto se nota por la manera en que trazó la obra, el dinamismo de cada número musical y el diálogo establecido con los actores. La dirección se refuerza con las coreografías de Pablo Rodríguez: son ágiles y arriesgadas. Sobresale el número “Dame amor” que logra un fuerte clímax al finalizar el primer acto.

A pesar de carecer de las curvas y formas de una mujer de aquella época, Chantal Andere (Cabaret, Amor sin barreras) lo compensa con su altura y su talento. Cada vez que Aurora entra a escena, el espectador centra su atención en la actriz que luce numerosos vestuarios diseñados por Eugenio Alzás (Emperatriz Carlota, La Fierecilla Tomada). Los vestidos son espectaculares y la manera en que la intérprete los porta convence de que es un personaje onírico, inalcanzable y peligroso. Andere posee una voz potente y nunca desentona. Tiene gran presencia escénica, en ningún momento deja caer la energía y se ve a leguas que disfruta cada escena de la obra; gran acierto elegirla como protagonista.

Molina es interpretado por Rogelio Suárez (Hoy no me puedo levantar, La línea del coro) que día con día se posiciona como uno de los mejores actores de teatro musical. Sorprendió gratamente en La jaula de las locas al alternar escena con Mario Iván Martínez en el papel de Zazá; reafirmó su habilidad para la comedia y para soportar un protagónico. Pero aquí, Suárez teje con mucho cuidado un personaje lleno de ternura pero al mismo tiempo fuerte y decidido. Su manera de cantar seduce al público y demuestra que tiene las herramientas necesarias para caracterizar un personaje complejo y lleno de matices.

La canción más emotiva de la puesta es “Nuestro día llegará” interpretada por Jorge Gallegos (Gélidas Caricias en Teatro en Corto). El actor demuestra su capacidad vocal y conmueve a los espectadores apoyado por un ensamble firme y poderoso.

Destaca la iluminación de Óscar Acosta; crea todo tipo de ambientes que ayudan a que la historia se cuente y el espectador se sienta inmerso en un espectáculo de primer nivel. Acosta también diseñó la escenografía. Éste puede considerarse su mejor trabajo, sin embargo existe mucho material impreso que podría texturizarse para lograr un resultado más óptimo.

La puesta es impecable y en éste, su cuarto musical, Juan Torres se consolida como uno de los mejores productores del género. Recientemente la cantante Lucero develó placa por cien representaciones de la obra. Esa noche, Torres recalcó lo siguiente: “Necesitamos que México esté lleno de teatros llenos”. El beso de la mujer araña ha tenido una breve temporada y está a punto de salir de cartelera; ojalá que el público se interese por ver este montaje y no pasen veinte años para que un productor tome un riesgo de esta magnitud de nuevo.

Consulta precios y horarios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Un comentario sobre “EL BESO DE LA MUJER ARAÑA: Un musical seductor

  1. Esta muy buena en general, la dirección, la puesta en escena, la música,el unico problema, es que abusan mucho de la maquina que echa humo, sé que es parte de la puesta en escena, pero de verdad la utilizan casi toda la obra, los asistentes salimos totalmente fumigados y con ataques de tos porque de verdad es muy irritante el humo que echan.

Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.









BANNER4_ALT




Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:




Sigue a
Cartelera de Teatro en: