SÍGUENOS EN:


CREADORES DE MUNDOS: Una carta de presentación



Por Luis Santillán/¿Qué podría ocurrir si se coloca a un par de entidades en un estudio clínico donde deben renunciar a su más grande capacidad? ¿Y si a eso se le suma que, en el proceso, al conocerse, al reconocerse en el otro, descubren la posibilidad de habitar un mundo en común? La respuesta posible está en la propuesta de la dramaturga norteamericana Johnna Adams.

Creadores de mundos de Johnna Adams es una obra donde dos personajes, con trastorno de personalidad, van conociendo los mundos de cada uno y eso genera un vínculo que los llevará a tener que decidir entre lo que más aman o un nuevo mundo compartido, no sin antes exponer las características de cada universo.

El texto tiene los elementos de una comedia que funciona por las peculiaridades de los personajes, las situaciones no son relevantes más allá de crear contexto; la manifestación verbal de cada uno es lo que podría dar el ritmo, la gracia e idealmente, la empatía.

El juego de contraste entre el personaje femenino – extrovertido(Anna Mansi) y el masculino – introvertido(Hugo Luna) permite una serie de situaciones donde la aparente incompatibilidad va creando la relación entre ellos. La autora crea un mundo donde el público puede reflexionar sobre la disposición a renunciar al mundo privado en aras de establecer una relación afectiva.

Paula Zelaya Cervantes está a cargo de la dirección y la traducción del texto. Por la textura de los diálogos se puede presuponer que logra transcribir el texto a un universo donde el público mexicano puede verse reflejado o, por lo menos, enlazado empáticamente. Cuida el desequilibrio del habla entre los personajes para intensificar sus características, también se logra el contraste entre ellos y eso permite que los enlaces que provocan el final se vayan creando sutilmente.

El texto de Adams presenta ciertos rasgos que se pueden hallar en novelas juveniles: personajes catalogados con trastornos, referencias de fantasía que sirven de escudo para confrontar el mundo denominado real, una aparente apatía inicial que evoluciona a sentimientos desarrollados hacia el otro, situaciones aparentemente agobiantes que se resuelven sin que sea necesario acciones radicales.

Zelaya Cervantes aprovecha lo que el texto propone para dirigir a su reparto colocándolos en extremos tanto físicos como vocales, hay una exacerbación sobre las formas: con el personaje de Wendy juega con desplazamientos largos, un ritmo por momentos frenéticos de habla, mayor exposición de los estados anímicos; con el personaje de Max hace lo contrario, un desplazamiento mucho más reducido, un monoritmo en la forma de hablar; el contraste de ritmo corporal ayuda a establecer la diferencia entre personajes, también permite enfocar variantes emotivas.

La directora trabaja hábilmente los espacios íntimos de cada personaje, hace que sus mundos sean motores de convivio entre quienes los van creando, acentúa ese difícil paso que implica salir del mundo interno para entrar en contacto con el otro, ese temor, esa emoción parece ser la base de su dirección.

Zelaya es una buena directora, con propuestas interesantes, propositivas, pero algo extraño ocurre en este montaje; hay una constante ilustración del texto. La escenografía, propuesta de Javier Ángeles, es una ilustración, la forma de capsula del espacio, la selección cromática, que resulta interesante al principio se gasta conforme el texto se conoce.

Paula Zelaya tiene constantes que le van permitiendo ser un referente del teatro de la ciudad, sus propuestas existen en diversos espacios dando muestras de su capacidad para comunicarse con diferentes sectores del público, con esta propuesta, donde el amor expone uno de sus rostros, ofrece un momento de entretenimiento desde la perspectiva de quienes confían más en sus mundos internos.

Creadores de mundos es la carta de presentación de Rakún producciones, y a pesar de tener factores no del todo conseguidos, logra conmover al público. Mucho de los aspectos que debilitan la propuesta son parte de un proceso de maduración por el que todo equipo de trabajo debe pasar.

La obra se presenta hasta el 12 de diciembre en La Teatrería, consulta horarios y precios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ


BANNER4_ALT