SÍGUENOS EN:


NO QUEDA MÁS REMEDIO QUE EXPLOTAR: Sobre los activistas y la frustración



Fotos: Cortesía Producción

Por Saúl Campos/ Cuatro jóvenes están decididos a intentar una revolución… de nueva cuenta, quizás sea la definitiva, aquella que cambie al mundo y si no lo es… al menos será otro intento, rumbo a la definitiva. Sin embargo, ahora hay más que lograr en el camino: la libertad de su antigua líder está en juego mientras ellos construyen la mejor vía para un acto de terrorismo que detone el cambio ¿Lograrán combatir efectivamente al sistema?, ¿O tan solo seguirán siendo un engrane en la maquinaria de sí mismos?

Original de Jimena Eme Vázquez, No Queda Más Remedio Que Explotar, bajo la dirección de Gonzalo Guzmán, llega al Teatro La Capilla para adueñarse de los sábados con una historia sobre activismo, desesperación y la salida más “roja” ante la imposibilidad de ser uno mismo. Una anécdota de ideales rotos que sin duda se vuelve estrujante.

En la dramaturgia de Eme Vázquez nos topamos con un sistema que confronta, que abole y que promete destruir a quienes no se adapten al mismo. Los héroes de esta trama buscan romper con esa tiranía… pero carecen de planes reales, objetivos firmes. La autora presenta una crítica fuerte a la necesidad de tener un sueño de comunidad lo bastante inquebrantable desde de la base para poderse consolidar.

Aquí, los protagonistas son tan patéticos que rompen en disyuntivas innecesarias antes de atender las verdaderas necesidades frente a ellos. No porque no sean capaces, simplemente han sido provocados y han decidido responder a la provocación antes de continuar con el objetivo.

Una ventana franca desde la dramaturgia de Eme Vázquez que revela la necesidad de comprender que una sociedad debe ver la imagen por completo antes de elegir el tamaño del cuadro, ya que, si se compra un cuadro más pequeño, cortar la foto será una decisión fácil, dura y poética, claro, pero también la más incoherente.

Quizás la única debilidad del montaje, reside en el ritmo propuesto desde la dirección, el cual al ser por momentos muy ágil y en otros eternamente pausado, logra desconectar a la audiencia de una trama que promete dejar al espectador aferrado a la butaca, pero que, en adición a un muy débil diseño de iluminación, ahuyenta el interés y hace el tono a momentos cansado.

Sin embargo, aquellos momentos en que la trama decae, logran ser salvados con la inclusión de la actriz Meraqui Pradis a cuadro, quien logra transportar dinamismo y frescura a partir del clímax del relato, con una actuación bastante completa y que da una réplica necesaria al resto del elenco para equiparar la calidad y por ende, llevar la teatralidad a un mejor resultado.

No Queda Más Remedio Que Explotar, es un canto al pensamiento inacabado, a la sedición y al pensamiento traicionado, que vale la pena analizar fondo, quizás tan solo para comprender más de dónde devienen los problemas reales, de un estado ensangrentado.

Para más información, horarios y boletos de la obra aquí. 

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT





Sigue a
Cartelera de Teatro en: