SÍGUENOS EN:


El instinto salvaje que ha perdido el hombre: Alfredo



alfrdoPor Gina Fierro/ Un monólogo protagonizado por Harif Ovalle y musicalizado por Xóchitl Galindres, bajo la dirección de Hugo Arrevillaga Serrano. Alfredo podría ser un retrato muy cercano a la vida actual, un panorama en el que el interés por mantener un buen trabajo predomina, en el que la presión por el incremento de deudas no desaparece, en donde los propios anhelos han dejado de ser prioridad en la actividades diarias de una persona y en donde el objetivo principal es subsistir a costa de cualquier sacrificio personal.

La puesta en escena Alfredo, escrita por los canadienses Emmanuel Schwartz y Alexia Bürger, expone la necesidad del hombre por recobrar su gusto por la vida, por salir de un sistema de reglas, creadas por él mismo, que lo han llevado a la esclavitud de roles y actividades con las que ya no está conforme. Se trata de la historia de Claudio Rojas, un vigilante nocturno de un zoológico que encuentra en los animales salvajes algo que él no tiene, libertad.

Este personaje, interpretado por Harif Ovalle, habla con ‘Alfredo’ -un leopardo, la principal atracción del zoológico- sobre sus deseos más profundos y en su búsqueda por esta sensación de libertad, decide abrir las jaulas de todos los animales del zoológico y dejarlos libres en la ciudad. Esta acción provoca el encuentro de algunos habitantes con las criaturas salvajes, personas que tienen algo en común, viven en crisis.

El texto propone un despertar de consciencia y un reconocimiento en el ser humano a través de estos animales, quienes logran ser el espejo del instinto salvaje que ha perdido el hombre. La obra desarrolla las historias de cada uno de los individuos que se ven enfrentados por estos animales. “Dios me dijo que cortó la cuerda que los tenía atados y que ya son libres”, grita un hombre ante tal acontecimiento; “esa era mi muerte”, dijo un señor que anhelaba encontrarse con su muerte.

La interpretación por parte de Ovalle es realmente admirable, da vida a cada uno de los personajes de una manera única en escena, el espectador va y viene entre las historias, sin perderse; mientras que, en esta complejidad de cambios de personalidad, el actor logra un trabajo excepcional con muy pocos elementos escenográficos, seis lámparas verticales de madera, las cuales manipula ágilmente como parte de su entorno escénico. Una propuesta arriesgada por parte de Hugo Arrevillaga, director, que genera en el espectador el uso de su imaginación para la recreación de los lugares en donde suceden las escenas.

Por su parte, Xóchitl Galindres interviene el monólogo con música en vivo creada con instrumentos poco usuales, los cuales generan sonidos fuera de lo convencional y que sin duda agregan emoción y color a la obra.

La suma de todos los elementos mencionados anteriormente hacen de Alfredo un espectáculo que vale la pena ver, que por momentos se vuelve totalmente cómico, pero sobre todo, es una propuesta atinada sobre la deshumanización que se vive hoy en día. Consulta precios y horarios de la obra, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT











Sigue a
Cartelera de Teatro en: