SÍGUENOS EN:


PAPÁ ESTÁ EN LA ATLÁNTIDA: Con la ilusión de encontrar a papá



Por Sara Barragán del Rey/ La obra Papá está en la Atlántida retrata el problema de la migración desde la perspectiva de dos niños que se ven obligados a lidiar con el abandono, la soledad y el miedo, sosteniéndose en la esperanza y el amor fraternal.

Antes de la tercera llamada, ya ha comenzado la magia. En el pequeño pero acogedor foro del Tejedor, dos actores adultos (Guillermo Jair y Marcos Duarte) juegan como niños en el escenario y entre las butacas. El público ya está en silencio, observando, entrando en un mundo de fantasía y pendiente de estos dos actores de los que será imposible desprenderse durante toda la función. Sus gestos, sus miradas, su cuerpo y su intención construyen de principio a fin el universo infantil de dos hermanos que se cuidan y se apoyan para hacer frente a la realidad que les toca vivir.

Pero la vida no es un juego, y nosotros, los adultos del público, nos damos cuenta de que el contexto sobre el que se desarrolla Papá está en la Atlántida es tan duro como presente en la actualidad de México. Dirigida por Guillermo Jair, que también es uno de los actores en esta temporada, y Mario Heras, esta obra relata la historia de dos hermanos huérfanos de madre y cuyo padre emigra a Estados Unidos, que se ven obligados a adaptarse a una nueva vida con su abuela y con otros familiares, mientras comienzan a idear la forma de ir a buscar a su progenitor.

Desde la primera escena, sus expectativas y sus sueños se convierten en el motor de la historia. La ilusión y la desilusión se irán alternando en las situaciones cotidianas que les toca vivir y a las que se ven obligados a adaptarse. La crudeza de la pérdida, la tristeza, la nostalgia, el rechazo y la lucha por sobrevivir, desde la perspectiva de la infancia, aparecen como realidades inevitables que los dos hermanos tendrán que aprender a superar.

La imaginación es el otro gran personaje de la obra. Los actores, excelentemente dirigidos, solo cuentan sobre el escenario con dos bancas y una ingeniosa estructura hecha con cuerdas a modo de techo, de la cual van extrayendo algunos pedazos y con su imaginación sensorial recrean ambientes, decorados y objetos. La escenografía, así, también se presenta como un juego infantil en el que todo puede ser otra cosa que no es. Así, un trozo de cuerda puede ser una bufanda, un cinturón de seguridad, un libro, un espejo… La sucesión de escenas, a su vez, configuran un acertado puzzle de momentos atomizados, en los que se permite al público ver de cerca cómo la realidad afecta a los dos pequeños y conocer, a través de ellos, todo su universo.

Javier Malpica, el dramaturgo de esta obra ganadora del Premio Víctor Hugo Rascón Banda en 2005, escribe una historia deliciosa y al mismo tiempo monstruosa. Con la emigración como problema de fondo, logra adentrarse hasta el detalle en estos dos personajes opuestos pero complementarios: el hermano mayor (Marcos Duarte) representa la parte fuerte, la aventada, pero también la que sufre el peso de la responsabilidad. El hermano menor (Guillermo Jair), representa la inocencia, el miedo, pero también la ilusión desmedida y la capacidad de soñar otras realidades.

La sensibilidad con la que se aborda el texto desde la dirección genera un espacio vibrante donde la realidad irrumpe con fuerza en el escenario a través de los cuerpos de los actores que dan vida a los dos personajes sin clichés, sin estereotipos y sin lugares comunes. No es habitual ver actuaciones tan sinceras y honestas cuando se trata de interpretar a niños sobre el escenario. No es fácil lograr lo que estos actores logran, haciendo que de principio a fin todo sea creíble y sus miradas sean tan sinceras que consiguen hacer cómplice al espectador dentro de sus juegos y su mundo imaginario.

El viaje de esos dos niños es la consecuencia de un mundo en el que el cuerpo es invadido, abusado y desprendido, por unas fuerzas económicas que, como huracanes, se llevan parte de las vidas, y las dejan llenas de huecos, de vacíos. Y nada se puede hacer contra ello, más que aferrarse a la ilusión y al amor.

Consulta precios y horarios de la obra, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.














Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: