SÍGUENOS EN:


nopublicidad


Cupón Hard Candy

 

 

cupon-hc-confecha

 

 

 

 

 

 

 

La tragedia, los secretos y la intimidad de García Lorca a 81 años de su muerte

 Por Itai Cruz y Gina Fierro

Federico García Lorca es…

“Lorca es un parteaguas en la poesía y la dramaturgia a nivel mundial. Siendo un referente de transformación, de búsqueda, de resignificación y de nuevos horizontes poéticos, es indudable que Federico García Lorca es sinónimo de provocación artística”, David Calderón León, actor de la Compañía Nacional de Teatro.

“García Lorca nos deja con un diapasón muy amplio de cómo entender el teatro, es decir, está en nuestro idioma, es nuestro referente más importante para entender una apropiación de los mundos del absurdo, de la irracionalidad y del juego, y Lorca los pulsa de una manera maravillosa”, David Olguín, director teatral.

“La cultura es como una semilla que se siembra y echa raíces, crece, luego sube y crea ramas y luego de estas ramas salen hojas, y de estas hojas salen las flores, las flores son las bellas artes, la expresión más refinada del ser humano. Y la obra de García Lorca son estas flores que dan estos árboles o arbustos de la cultura pero, sobre todo, dan placer”, Arturo Beristáin, actor y director de teatro.

Federico García Lorca es uno de los autores más importantes del siglo XX, que a través de sus textos impregnados de poética, ha trascendido a 80 años de su muerte.

Bautizado como Federico del Sagrado Corazón de Jesús García Lorca, el escritor nació en el seno de una familia acomodada en el municipio de Fuente Vaqueros ubicado en Granada, España, el 5 de junio de 1898. Y es a partir de este momento, que el mundo de las letras se vería alterado por su presencia.

Desmenuzar la historia de Federico García Lorca nos llevaría páginas y páginas de anécdotas, títulos y fechas, sin embargo, en esta ocasión nos hemos entrometido en la intimidad del autor, en su tragedia, en su sensibilidad y en aquellos artistas que han dado voz a sus obras.

Qué hay en la obra de Lorca

La vida de las obras de Lorca parece no agotarse, y en manos de diversos directores, actores y dramaturgos sus textos suben a escena una y otra vez. Sobre los textos lorquianos, el director de teatro David Olguín destaca “por una parte está el enamoramiento que tiene García Lorca con el lenguaje, es decir, las texturas del habla; y finalmente, la posibilidad que da el texto de no reproducir de inmediato una mímesis o una imitación de la realidad”.

A partir de un estilo muy definido en su escritura, el dramaturgo y poeta español rescata distintos elementos tradicionales y populares que le dan un sentido a cada una de sus obras. Al hablar de Lorca, identificamos un lenguaje de símbolos, donde la sangre, el agua, las hierbas, la luna tienen una presencia significativa en sus textos. Esto último, sumado a una poética excepcional que ahonda en las problemáticas existencialistas, hacen de las obras de Lorca las más representativas desde el Siglo de Oro.

El público

Foto: El público de la CNT

El actor de la Compañía Nacional de Teatro, David Calderón, subraya la originalidad y perfección de la obra del autor. “El trabajo de Lorca es impecable, sin florituras. En Lorca encontramos temas o elementos como: muerte, acontecimiento patético, pasión erótica, la conexión con la infancia, alegorías, amor, el amor y su imposibilidad, surrealismo, odio, el destino inexorable ‘el sino’, y la sangre, entre muchos otros. Pero lo que más destaco en sus obras; es el duende que imprime en cada una de ellas”.

La poesía lorquiana resplandeció en la llamada Generación del 27 -un grupo de literatos donde destacaron poetas como Jorge Guillén, Rafael Alberti, Pedro Salinas, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Luis Cernuda, Manuel Altolaguirre, Emilio Prados y el mismo García Lorca- y rápidamente tomó presencia en la literatura española del siglo XX.

Su poesía contenía un sentimiento trágico de la vida, donde el autor vinculaba a diversos autores, así como tradiciones y corrientes literarias, con lo que demostraba su vasta cultura literaria, tomando respeto y admiración por poetas de generaciones posteriores a la Guerra Civil.

Foto: La casa de Bernarda Alba de la CNT.

Foto: La casa de Bernarda Alba de la CNT.

La destreza del autor para moverse de un escenario a otro es evidente, dando vida a obras como “Obras Cortas, su homenaje a Buster Keaton, donde vemos a un García Lorca desenfadado, juguetón; pasando por puestas como Así que pasen cinco años o El público donde se ve a Lorca con una visión interior de lo más atractivo, muy libre en nuestro idioma”, detalla el director David Olguín.

“Y algo que él se propuso de manera muy específica era buscar textos donde todo fuera realismo, y así llegamos a La casa de Bernarda Alba. Lorca tiene un amplio espectro de su estilo y en los caminos que ofrece para la teatralidad. Eso es muy rico de encontrar en un autor, es un reto a explorar”, agrega Olguín.

Respecto a su dramaturgia, el también actor de la Compañía Nacional de Teatro, Arturo Beristáin, resalta que ésta se apropia del lenguaje del pueblo. “Lo que hace Lorca -y eso es lo que le da su gran valor- es usar el lenguaje del pueblo, hacer obras con una problemática de su pueblo, de una manera poética, extraordinaria”.

Por su parte David Olguín añade que en los textos del dramaturgo existe “el retrato de la idiosincrasia regional, que a final de cuentas lo vuelve universal”.

Lorca como escuela de un creador escénico

“Su obra es una herramienta y un estimulante poético como pocos. Sin lugar a dudas todo actor debería conocer a Lorca y sumergirse hasta la sima más profunda de su canto”, subraya el actor David Calderón.

Arturo BeristainPor su parte,  Arturo Beristáin expresa: “por supuesto que Lorca forma parte de la formación de un actor”. Y precisa, “cuando descubres mundos como el de Lorca, por supuesto que cambia tu vida, yo siento que el sentido de la vida -el nacer, el crecer, el aprender a leer, caminar- es para llegar a ser persona, uno no nace persona […] El arte es la única manera de llegar a ser persona, porque es un dique a la barbarie”.

A pesar de que diversos creadores de teatro consideran que la presencia de Lorca en su formación es fundamental, estos reconocen la dificultad de llevar los textos lorquianos a escena. Al respecto, Arturo Beristáin opina “como todos los grandes autores, no es fácil ponerlo (en escena). De pronto, por la temática y por lo cercano que nos parece, se monta mucho -en provincia o en el interior (de la República)- de una manera cursi. Ése es el peligro, porque lo único que no tiene Lorca es cursilería […] No es cursi, es popular”.

La visión femenina de Lorca

La sensibilidad del autor para hablar de lo popular a través de un lenguaje poético, llevó a Lorca a encontrar en las mujeres un tema más con el cual comunicar su obra. Yerma (1934), Bodas de Sangre (1933) y La casa de Bernarda Alba (1936) -sus últimas obras- son textos en los que el autor pone especial énfasis en la figura de la mujer.

singerDirectores como Arturo Beristáin y Enrique Singer identifican una amplia visión del autor español hacia el universo femenino. “Tiene un conocimiento de la mujer impresionante que, claro, un alma tan sutil, tan femenina como la de Lorca podía entender tanto a las mujeres, siendo hombre”, detalla Beristáin.

Mientras que Singer señala, “es uno de los dramaturgos que conozco más finos, delicados y quienes tocaron el tema de la mujer con mayor profundidad. Creo que es un autor que habría que leer y releer en esta época donde se está discutiendo tanto la situación de la mujer”.

Un ejemplo claro donde Lorca da peso a la figura femenina es La casa de Bernarda Alba, un texto donde el autor “estudia un aspecto poco visto en estas fechas que es el matriarcado, la fuerza que tienen las mujeres en las familias y el impacto que tienen en la educación. Es un hombre que tenía una cierta obsesión por eso”, apunta Enrique Singer.

La muerte de un poeta

“Considero a García Lorca como uno de los más grandes de la lengua española y de la historia misma. Por tanto, la importancia de representar su obra, radica en darle voz a su poesía; poesía por la cual fue asesinado”, precisa el actor David Calderón.

Un hecho que conmocionó al mundo del arte fue el brutal asesinato del poeta granadino, revelado éste en dos archivos de 1965, donde la dictadura franquista reconoce por primera vez el asesinato del autor. Y aunque no se ha podido fijar con certeza la fecha de su muerte, los investigadores la ubican entre el 18 y el 19 de agosto de 1936. En documentos oficiales expedidos en Granada puede leerse que Federico García Lorca “falleció en el mes de agosto de 1936 a consecuencia de heridas producidas por hecho de guerra”.

Foto: Lápida en memoria a García Lorca.

Foto: Lápida en memoria a García Lorca.

Dos archivos con fecha de 1965 revelan detalles sobre la muerte de Lorca, “fue pasado por las armas después de haber confesado”. El documento, redactado por la 3ª brigada regional de investigación social de la jefatura superior de policía de Granada, resume un listado de antecedentes del poeta. Tales documentos suponen, por primera vez, el reconocimiento por parte de la dictadura franquista del asesinato del autor.

“No sólo fue un gran poeta moderno de su época, sino que tuvo otra peculiaridad que al sistema no le gustaba, era homosexual y los retrógrados como Franco, no iban a permitir que fuera famoso un poeta republicano y además gay”, señala Beristáin.

Sus restos se encuentran en algún punto del camino entre Víznar y Alfacar (Granada). Asesinado por “rojo”, por “homosexual” o por rencillas familiares, según quien lo diga, lo cierto es que lo enterraron junto a un maestro nacional y dos banderilleros anarquistas hace 80 años y sus restos aún se siguen buscando.

El amor secreto de Lorca

“Yo fui el último amor de Lorca y, tal vez, la razón de su muerte”, Juan Ramírez de Lucas.

¿Por qué Federico no abandonó España a sabiendas de su trágico destino? ¿Por qué no siguió el consejo de compañeros, artistas y políticos, y rechazó incluso las ofertas que le hicieron los embajadores de México y Colombia para exiliarse? El escritor Manuel Francisco Reina develó en 2012 que la respuesta estaba en Juan Ramírez de Lucas, un destacado periodista y apuesto joven que conoció a Lorca en 1936.

Juan y Federico 2Después de un laborioso trabajo de investigación en su novela Los amores oscuros, publicada en Temas de hoy, Reina se sirve de la reveladora documentación legada por Ramírez de Lucas, donde describe que la razón por la cual no abandonó España fue por amor.

Según Reina, en ese entonces Federico tenía 36 años y Juan 17, la pareja mantuvo una relación que sólo conocieron sus más allegados y que el tiempo demostraría que tenían buenas razones para ser discretos. Los dos abandonaron Madrid y se separaron en julio de 1936 con la idea de ver a sus familias, en Albacete y Granada, antes de exiliarse juntos a un destino americano, probablemente México.

Antes de ser detenido, Manuel explica “Lorca sufriría dos tiroteos antes de 1936; uno en la Taberna de los Gabrieles y el otro en su casa en la calle de Alcalá”. Por esta razón, es probable que Federico temiera por la reputación política e incluso la integridad física de Juan.

margarita xirgu

Federico García Lorca con la actriz Margarita Xirgu y Cipriano Rivas en la presentación de “Yerma” (1934)

Nadie sabía por qué Lorca optó por viajar a Granada en lugar de huir del país, después de que se lo recomendaran Rafael Alberti o Margarita Xirgu. Pero, su relación con Juan, añadió una nueva variable que algunos de sus biógrafos habían sospechado, pero nunca confirmado. “Estaba enamorado y su novio tenía 19 años. Era menor de edad, según la legislación vigente. Necesitaba la autorización de su padre para salir del país”, apunta Reina.

El último contacto entre ambos sería la réplica que Federico escribió a Juan, fechada el 18 de julio de 1936, día del alzamiento nacional. En ella, el genio andaluz le aconsejaba temple y diplomacia para conseguir convencer a su padre. “Conmigo cuentas siempre”, le tranquilizó el poeta. “Yo soy tu mejor amigo y te pido que seas político y no dejes que el río te lleve. Juan: es preciso que vuelvas a reír. A mí me han pasado también cosas gordas, por no decir terribles, y las he toreado con gracia”. Escribía estas palabras pocas horas antes de enterarse que el ejército se había sublevado. Un mes después, el poeta fue fusilado.

Sólo en la hora de su muerte, 2010, Juan legó a su hermana una cajita de madera para que su contenido se hiciera público. El valiosísimo cajón incluía cartas, poemas, dibujos y un diario que confirma que Juan era el triste protagonista, hasta entonces desconocido, de los enigmáticos Sonetos del amor oscuro que Lorca escribió antes de morir.

“Lo había venido postergando toda su vida (Juan), seguramente porque quería mucho a su familia. Pero le llegó la hora, con 93 años, y se dio cuenta de que se iba a llevar el secreto a la tumba”, señala Reina.

Su tumba

Posiblemente Federico García Lorca nunca tenga una tumba, al menos, no una como las de Shakespeare, Wilde o Machado, y no por falta de admiradores, sino por la determinante oposición de sus familiares, quienes han declarado que “si algún día se encuentran sus restos, se quedarán en donde están, es uno más”.

Foto: Nieves Galindo, nieta de Galindo, Miguel Caballero y Javier Navarro.

Sin embargo, tras dos intentos fallidos, en septiembre comenzará la tercera búsqueda de sus restos, encabezada por el historiador Miguel Caballero, gracias a una pista sobre los restos del maestro Dióscoro Galindo, su camarada en la muerte. Además, en esta ocasión, los investigadores han confrontado los testimonios orales con cientos de fotografías aéreas realizadas en 1937 por la República; y en 1945 y 1956 por el Ejército de Estados Unidos, imágenes de prensa e incluso la acuarela de un artista.

Para esta investigación, cuentan con el apoyo del Ayuntamiento de Alfacar y del parque natural y gracias a las donaciones que llegaron de todo el mundo a través del crowdfunding y la CNT, contarán con el presupuesto necesario para cavar en un área de 18 por 24 metros y a una profundidad de 4 a 7 metros, en donde esperan encontrar los cuatro cadáveres.

excavación

Foto: Miguel Caballero, Javier Navarro y José Luis Peña.

“No vamos a saltar por encima de la voluntad de ninguna familia. Si hay huesos, se tomarán muestras de ADN de cada cuerpo y se cotejarán con los familiares que se presten”, indicó Miguel Caballero para ABC.

Actualmente disponen de material genético de una nieta de Galindo, el único al que podrían exhumar. “Si aciertan, a uno de los cadáveres le faltará una pierna –el maestro de Pulianas era cojo–; y otro tendrá un defecto en los pies y un cráneo algo más grande de lo normal, ese sería Federico, la leyenda”, indica Caballero.

Desde la fecha de su muerte, hasta hoy las ediciones de sus obras, representaciones, artículos y toda clase de homenajes se han sucedido de manera ininterrumpida. Muchos críticos dicen que su gran fama se debe principalmente a su trágica muerte.

Olguin“El final pareciera como que le da sentido el sacrificio a toda la vida artística de Lorca, y ha ayudado de alguna manera a su impresionante difusión en otras lenguas y en otros escenarios. Pero, hay que volver siempre a mirarlo no sólo por el final, no sólo por eso dramático final y lo que implica en términos históricos, sino también la gracia que dicen que tenía Lorca, en términos personales; la sencillez, y por momentos, la sublimidad de su propia poesía”, reafirma David Olguín.

Es difícil suponer de qué grado sería su prestigio de estar vivo aún, pero es bien sabido que en los años veinte era conocido no sólo en España, sino también en algunos países de América y Europa. Todo ello en una época en la que obras tan geniales como Poeta en Nueva York, Yerma o La casa de Bernarda Alba aún no se habían publicado o estrenado.

Al respecto, el actor Arturo Beristáin opina, “su influencia (Lorca) en la dramaturgia latinoamericana es fundamental, tanto que se sigue montando y el haber sido asesinado de tal manera por los fascistas españoles, lo hace el mártir de las letras que fue”.

No obstante, la fama que precede hoy a Federico García Lorca no se debe a su prematura e injusta muerte, sino a su obra, una obra que está presidida por ese difícil equilibrio entre lo popular y lo culto, lo trascendente y lo cotidiano, lo íntimo y la pureza estética.

Por qué lo mantenemos vivo

Considerado el poeta y dramaturgo español más reconocido y representado, después de Cervantes, Federico García Lorca ha dejado un legado inmaterial, al ser una de las figuras más universales de la literatura. Hoy en día hace latir iniciativas culturales, turísticas y sociales en su tierra natal, esperando recibir el impulso de su otra herencia, la documental, aún exiliada en Madrid.

De igual forma, premios de poesía, festivales, procesiones o rutas turísticas demuestran que el interés por el poeta y dramaturgo asesinado en agosto de 1936, no se ha apagado con el paso del tiempo en Granada, reivindicando así la vigencia de su vida y de su obra.

Romería

Foto: Celebración de la Romería del Cristo del Paño de Moclín.

Así como la estrecha relación que existió con su tierra natal, la cual se mantiene más allá de su literatura con ejemplos como la Romería del Cristo del Paño de Moclín, que congrega cada año a miles de devotos de este lienzo al que atribuyen propiedades curativas y en el que Lorca basó el desenlace de una de sus obras teatrales más emblemáticas, Yerma.

Federico da también nombre a uno de los parques más frecuentados de la capital granadina, en cuyo corazón está la Huerta de San Vicente (la que fuera residencia estival de su familia) e inspira también otros programas culturales como “Lorca y Granada en los Jardines del Generalife” o el festival “Me vuelves Lorca” que se realiza en Alpujarra, Granada; así como el Festival Internacional de Música y Danza, vinculado con la celebración del Concurso de Cante Jondo flamenco convocado en 1922, entre otros, por García Lorca y el compositor Manuel de Falla.

Foto: Fachada del Centro Federico García Lorca.

Foto: Fachada del Centro Federico García Lorca.

¿En qué consiste el legado de Lorca? Según el Boletín Oficial del Estado 179, del 27 de julio de 2007, donde se recoge el convenio inicial entre las administraciones públicas, la Fundación Federico García Lorca y la Residencia de Estudiantes para la creación y puesta en marcha del consorcio que ha creado el edificio de la Romanilla, comprenden más de 19 mil documentos acumulados entre 1909 y 2014 pertenecientes a García Lorca, los cuales son custodiados en el Centro de Documentación de la Fundación Residencia de Estudiantes, en Madrid, que a su vez pertenece a la Fundación Federico García Lorca, una entidad privada sin ánimo de lucro, vinculada a los herederos del poeta y presidida por su sobrina Laura García Lorca.

El legado de Lorca comprende 46 dibujos originales del poeta, 2.343 cuartillas manuscritas con prosa, teatro y poesía; la correspondencia de Federico García Lorca, con un total de 176 cartas dirigidas a su familia y amigos y más de 2.000 páginas de cartas a él dirigidas; un importante archivo fotográfico con más de 900 fotografías ya catalogadas; una colección compuesta por miles de recortes de prensa española y extranjera que se han recogido y catalogado de manera sistemática desde 1986; material musical, que incluye partituras autógrafas de García Lorca y otras más de 300 coleccionadas por él.

Foto: Laura García Lorca

Sumado a ello, la biblioteca personal de Lorca, con una importante colección de revistas literarias de la época, unos 125 libros dedicados al poeta por sus autores, un fondo de 4.624 libros catalogados hasta el 2007 y más de 500 por catalogar. Además de eso, hay obras de arte propiedad del poeta que firman artistas como Salvador Dalí, Ramón Gaya, Ismael de la Serna, Rafael Barradas, Manuel Ángeles Ortiz, José Caballero, Benjamín Palencia, etc. En total, todo lo anterior suma 11.014 elementos documentales.

Según Laura, cuatro expertos de Christie’s -la casa de subastas más famosa del mundo- acudieron en 2007 a Madrid para valorar el legado de su tío. “Los manuscritos, dibujos, correspondencia y las obras de otros autores, firmadas o dedicadas a mi tío, o con anotaciones suyas, fueron valoradas entonces por 20 millones de euros. Eso se ha revalorizado”, apunta la heredera al diario granadino IDEAL.

Actualmente, el legado de Federico García Lorca no podrá venderse ni enajenarse en España o en cualquier otro país, tras la decisión de la Comunidad de Madrid al declararlo Bien de Interés Cultural (BIC). Esta iniciativa se da ante la sospecha de que pudiera enajenarse todo o parte, para cubrir las deudas que acumula la Fundación García Lorca.

“Tenemos en nuestras manos el legado de un hombre que murió por escribir, por hacer arte, por no callar, por expresarse ante el mundo con una deslumbrante libertad poética sin máscaras y soberbia genialidad”, concluye David Calderón.








Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT





Sigue a
Cartelera de Teatro en: