La diversidad en el teatro en México sigue siendo predominantemente patriarcal. Si bien se ha avanzado en la representación de temáticas de diversidad sexual, todavía hay mucho por hacer. Cada vez hay más oportunidad de disfrutar de historias relacionadas con las otras letras del acrónimo LGBTIQA+, aunque la G (Gay) y la B (Bisexual) son las más constantes, mientras que la L (Lésbico), T (Transgénero), I (Intersexual), Q (Queer) y A (Asexual) tienen menos presencia en la cartelera. Enrique Saavedra aborda este tema en su artículo El Teatro en México más allá de la G e incluso la B… escena LTQ , publicado en Cartelera de Teatro.

Nancy Cárdenas fue pionera en los setenta y ochenta al darse cuenta de que el teatro sobre hombres homosexuales proliferaba, pero no así el teatro lésbico. Por ello, escribió y dirigió piezas como Las amargas lágrimas de Peta Von Kant. Hoy en día, autoras como Silvia Peláez, Gabriela Ynclán y Elena Guiochins han abordado la problemática lésbica, aunque sus textos aún no son tan abundantes en nuestro teatro. Obras como The Prom, Indecente de Paula Vogel, Stop Kiss de Diana Son y El edén de las musas de Francisco Jácome han destacado por sus historias de amor entre mujeres.

Cada vez es más necesario mencionar todas las letras del acrónimo que identifica a la disidencia y la diversidad. Por ello, es importante preguntarnos: ¿Qué obras han explorado otras diversidades sexuales?

La asexualidad ha sido explorada en obras como Humana y Tradescantia de Jimena Eme Vázquez, así como El camino de la orquídea de Alejandro Juárez Carrejo. Las historias trans cobran más relevancia con obras como Les desertores y Orlando y Mikael: Los arrepentidos  Esta última ha dado un gran paso en una década, ya que su director, Sebastián Sánchez Amunátegui, apostó por intérpretes cisgénero en la primera versión montada en 2013, mientras que en el remontaje de 2023 fue protagonizada por actrices trans.

El teatro en México aún no refleja plenamente nuestra diversidad. Debería ser una forma de celebrar la humanidad de todos, todas y todes; sin embargo, todavía queda camino por recorrer

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.