En el mes de mayo Ignacio López Tarso recibirá un homenaje en el Palacio de Bellas Artes. Don Ignacio es la gran figura de la escena nacional, generaciones han disfrutado de su trabajo. Antes de ser actor fue seminarista, agente de ventas y cosechó naranjas en california. Un accidente en este último trabajo hizo que su vida tomará rumbo hacia los escenarios. El joven López Tarso se resbaló de lo alto de un naranjo y cayó de espaldas sobre unas cajas. Su vida de migrante en Estados Unidos había terminado y tuvo que regresar a México. Durante su recuperación se entretenía entre la música clásica y la poesía. Fascinado por lo versos del gran Xavier Villaurrutia, y al enterarse que éste daba clases en el Instituto Nacional de Bellas Artes, tomó un libro del poeta y fue a buscarlo para que se lo autografiara. Villaurrutia, admirado por el gesto del muchacho, lo invitó a que asistiera a sus clases. Gracias a ello conoció y aprendió de gente como Salvador Novo y Xavier Rojas. Su debut profesional fue en 1951, a los 26 años de edad, y desde entonces hemos disfrutado de su inmenso talento.

Más allá del merecidísimo homenaje a Don Ignacio, nos llena de gusto saber que el presidente Peña Nieto ha empezado a preocuparse por la cultura. Fue él mismo, en una comida en Los Pinos, quien le confirmó a López Tarso el homenaje. La Gaviota, y su hija Sofía, que actuó con Don Ignacio en El cartero, están haciendo una estupenda labor al acercar al presidente a la cultura. Quizá no pronto logré nombrar tres libros, pero quizá si tres obras de teatro.

Por otro lado, y a manera de aclaración no pedida, los que escribimos y reseñamos en esta cartelera, a pesar de dedicarnos al periodismo teatral, no fuimos consultados para otorgar los premios de la Agrupación de Periodistas de Teatro, de seguro porque no somos miembros.

El teatro Ignacio López Tarso Aka. Centro Cultural San Angel, que está a cargo de los Ortiz de Pinedo, ha visto en tiempos recientes pasar muchas obras sin mayor éxito. Quizá se salve Las obras completas de William Shakespeare, pero el resto han pasado de noche. Incluso una gran apuesta como fue Éxito a cualquier precio, dirigida por Singer y con un elencazo encabezado por Hector Bonilla y Bruno Bichir salió de cartelera más rápido que yo de la obra (me pareció muy mala). Luego Tic Tac Boom, texto de Sabina Berman, la misma obra que el año anterior se llamó El narco negocia con Dios en el Shakespeare. En la nueva puesta actuaron Ortiz de Pinedo y la gran Karina Gidi, me parece que tuvo unas tres funciones. Los Ortiz de Pinedo son gente apasionada del teatro, y han tenido mucho éxito como productores, pero la suerte no ha estado de su lado recientemente. Ahora ceden el espacio a Maya Zapata, Ana Bracho, Johanna Murillo y Claudio Sodi, para su puesta de La casa de los espíritus, obra basada en la novela homónima de Allende. Ojalá que sea un éxito y le de vida a ese teatro que para mi gusto es uno de los más cómodos de México para los espectadores. Las butacas son una maravilla y eso se agradece. Además me queda a tres cuadras de mi casa.

Ya para terminar nos enteramos que la extraordinaria Incendios se presentará en Washington esta semana. En el festival World Stages del Kennedy Center. El año pasado, en el Foro Shakespeare, cada función. Ojalá vuelva a tener temporada en México, para los que se quedaron sin ir y para los que queremos volver a verla.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.