SÍGUENOS EN:


DÍAS FELICES: Un mundo ilógico, irracional y paradójico



Por Roberto Sosa/ Días felices, aún en las peores condiciones; Winnie está enterrada en un montículo hasta la cintura, intenta comunicarse con su esposo Willie, de su bolso saca lo que cotidianamente utiliza una mujer; una luz cegadora cae encima de ella. Centímetros abajo un hueco le permite a Willie asomarse y salir de algo parecido a un bunker enterrado en la arena de un desierto.

Winnie le pide su sombrilla para protegerse del calcinante sol. Willie vive obsesionado por el sexo, se masturba frente a una postal pornográfica. El deterioro mental y emocional en ambos es evidente. Ella trata de encontrar en motivos insignificantes –incluida un arma- un sentido a su fútil existencia. Una lupa le permite agrandar las letras pequeñas de su cepillo de dientes y ver el andar de una hormiga que ha trepado hasta ella.

Considerada un clásico del teatro del absurdo, Días Felices refleja la mirada del dramaturgo irlandés Samuel Beckett, su obra nos habla de un mundo ilógico, irracional y paradójico. Los personajes aparecen como sobrevivientes de un posible apocalipsis en medio de un desierto; una mujer semienterrada en la arena dentro de un cono de acero y un hombre que repta sin tener conciencia del tiempo y lo que sucede a su alrededor.

La dirección de escena es de Arturo Ríos, reconocido actor con gran trayectoria. El mayor reto fue mantener la tensión dramática en dos personajes extáticos y lo estático en que ambos se encuentran –sobre todo ella-, desafío que Ríos solventa favorablemente. El texto de Beckett es concretamente un monólogo que la protagonista enuncia desde la inmovilidad. La experiencia de trabajar con buenos directores le da a Ríos herramientas para lograr un buen resultado.

Las actuaciones son de Mónica Torres Flores y Ricardo White. Su capacidad y talento les permite construir y habitar personajes con esta índole; hacer una obra de Beckett es para cualquier actor una provocación, un intrincado reto que ambos asumen y solventan bien. La representación es con ella enterrada hasta la cintura, él dentro de un hoyo y un texto con diálogos repetitivos e incoherentes. Torres y White lo hacen espléndidamente.

El diseño de escenografía e iluminación son de Gabriel Pascal, en otros montajes de esta misma obra, el montículo es de arena y está a ras de piso; el montículo de Pascal es un cono de acero, como un búnker que protege a dos sobrevivientes del apocalipsis; un artefacto incoherente e indefinido, análogo con la dramaturgia. El diseño de iluminación se adhiere acertadamente, ambos diseños reflejan el talento de este gran creativo.

Samuel Beckett escribió Los días felices (Happy Days) entre octubre de 1960 y mayo de 1961, la primera representación se produjo en el Cherry Lane Theatre, de Nueva York, el 17 de septiembre de 1961. El estreno en Londres fue en el Royal Court Theatre, el 1 de noviembre de 1962. Beckett reconocería que fue escrita a sugerencia del actor Cyril Cusack y su mujer Maureen Cusack, quien pidió al dramaturgo escribiera una obra «alegre» después de La última cinta.

Días felices nos recuerda otra de Beckett, Final de partida, donde Nagg y Nell no tienen piernas y viven en botes de basura. En Días felices la atmósfera que insinúa el autor – igual que la otra-, es el pos apocalipsis, es como presenciar a dos supervivientes atrapados en un refugio anti nuclear. La no acción sucede en medio de un desierto, con una pareja que subsiste bajo un sol calcinante. En estas condiciones solo se puede pensar y hablar desde lo absurdo.

El diseño sonoro es de Mauricio Ríos, la asistencia de dirección es de Óscar Alatriste. Las funciones son en el Teatro El Milagro de jueves a domingo hasta el 19 de mayo, consulta horarios y precios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT