SÍGUENOS EN:


VINE A DECIR ADIÓS: Un viaje literal y metafórico



Por Mariana Mijares/ Los viajes pueden ser geográficos, pero también metafóricos, un desplazamiento hacia otro lugar o una odisea en la que alguien aprende algo importante de sí mismo. May realiza ambos durante la búsqueda de su padre, una odisea que además de trasladarla hacia México, la lleva a revisitar su pasado.

La protagonista es interpretada por Sofía Sylwin, actriz cuyo trabajo en El Amor de las Luciérnagas seguiremos recordando entrañablemente y que ha seguido sorprendiendo en montajes como La Semilla, Si no lo cuentas tú, ¿quién lo sabrá? y Julieta Tiene la Culpa, obra que recientemente se presentó en la Muestra Nacional de Teatro.

Sofía tiene una habilidad muy bonita, y destacable, en la manera en la que puede modular su voz; solo con el tono de sus palabras puede transmitir un sinfín de emociones.

En Vine a decir adiós tiene además el reto de comunicar con el cuerpo, en los movimientos escénicos concebidos por Ángel Lara y especialmente en una escena en la que un perverso antagonista (Arturo Reyes) desea quitarle un pedazo de piel. Justamente, este mismo actor da vida además a su entrañable abuelo.

Y es que uno de los diferenciadores de este montaje es que cuatro de los cinco actores dirigidos por Geralldy Nájera dan vida a múltiples personajes. Así, Ángel Lara interpreta a un taxista, a un hombre que espera su maleta o a uno de los pasajeros del turbulento vuelo que toma la protagonista.

En diferentes momentos, Muriel Ricard puede ser una sobrecargo que alienta a la joven a iniciar su aventura, una cantante que la invita a su camerino y le habla de su padre o parte de un llamativo grupo de chinelos; la constante en ella es el color rosa, y sobre todo, la manera en la que va guiando a May como una especie de conciencia.

Reyes también recrea varias personalidades, pero es su caracterización como el abuelo una de las más entrañables; una de las pocas constantes en la vida de la joven y uno de los únicos que le demostró cariño.

Otro elemento clave es la madre de May (Anilú Pardo), quien continuamente la minimiza, y sobre todo, le va cambiando la historia de lo que realmente pasó con su padre; esto de alguna manera la motiva aún más a querer encontrar respuestas.

Durante su búsqueda May se va trasladando por diferentes escenarios: la oficina de su madre, un aeropuerto o un hotel de mala muerte, esto se logra con detalles en la escenografía concebida por Mauricio Ascencio que incluye amplias paredes, una alfombra roja estampada y un closet del que pueden entrar y salir tanto prendas como personajes. Del lado izquierdo, tres puertas laterales fungen como verdaderos portales a otros universos; de ahí salen los diferentes actores de maneras coordinadas, y con la llegada de cada uno, se van conociendo más detalles.

Vine a decir adiós es un trabajo del dramaturgo Juan Cabello que escribió durante la beca del autor en la Fundación para las Letras Mexicanas y que fue comisionada por Teatro UNAM para el FITU (2018).

Además de resultar un viaje sumamente creativo, la obra es una vistosa fantasía llena de color que nos remarca que a veces las respuestas no se encuentran afuera, sino adentro de nosotros mismos

La obra se presenta de viernes a domingo hasta el 18 de diciembre en el Foro Lucerna del Teatro Milán, consulta horarios, precios y descuentos, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT











Sigue a
Cartelera de Teatro en: