SÍGUENOS EN:


MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES: La construcción del amor por medio de palabras



Por Luis Santillán/ Mucho ruido y pocas nueces es una comedia escrita por William Shakespeare. Son dos líneas anecdóticas lo que desarrolla la estructura. En una de ellas el juego de la pareja romántica se da a través del ingenio de las palabras, tanto porque los “enamorados” hacen gala de su destreza verbal, como porque su relación se construye a partir de las frases que los otros dicen estratégicamente, aquí sí existe un desarrollo de personaje dado que hacía el final tanto Beatriz como Benedicto tienen una transformación.

La segunda línea trabaja de manera más genérica, con tópicos clásicos de comedia de enredos, la boda entre Hero y Claudio sufre un contratiempo porque hay un engaño que mancilla la virtud la novia.

El incendio de Isolda produce una versión bajo la dirección de Yulleni Vertti. Es muy interesante que esta propuesta rompe el desenlace planteado en el texto original para presentar una postura que reivindica al personaje de Hero, esa decisión es un gran acierto porque no demerita al final del original, pero sí es una oportunidad para pensar en los mecanismos bajo los cuales funcionan ciertas comedias de engaño.

Del elenco destacan Blanca Loaria y Ramón Cadaval. Loaria crea personajes cómicos que dan frescura con cada una de sus intervenciones, en ella se ve el estilo con el cual se quiere crear la escena, el momento donde debe realizar a ambos personajes muestra su gran capacidad. Cadaval tiene pleno dominio de la escena, hace un muy buen trabajo vocal que permite darle total naturalidad a los textos, incluso manejo un ritmo que vuelve un deleite la estructura verbal de su personaje, también es muy interesante los matices de transformación interna pues contrastan con lo exuberante de ciertos momentos.

La propuesta actoral que propone Vertti desde la dirección apuntan a juegos escénicos donde se resuelve de manera ágil la concentración de situaciones del texto, crea un buen balance de contraste entre las dos parejas de las líneas anecdóticas y hace un eficaz uso de los personajes incidentales.

La parte que es extraña recae en el diseño espacial, si bien el juego de las telas permite cambiar de lugares de manera asertiva, poco se integra la idea de “tendederos” en el planteamiento de personajes, se muestran del estatus del texto original, por eso resulta tan extraño que convivan entre tendederos, si se hubiera hecho una adaptación de escala social, quizá se hubiera integrado de una manera orgánica la resolución de dispositivo con el perfil de los personajes.

Mucho ruido y pocas nueces bajo la dirección de Vertti es una muy grata oportunidad para presenciar los juegos escénicos que siguen brindado un texto escrito hace más de cuatrocientos años.

La obra se presenta los domingos hasta el 18 de diciembre en el Foro La Gruta, consulta horarios y precios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT











Sigue a
Cartelera de Teatro en: