SÍGUENOS EN:


HAMLET: Bajo el sello de Rogel



Por Luis Santillán/ Hamlet de William Shakespeare es de esos textos que son una tentación para la escena, los resultados exponen, a veces, la limitada creatividad o el nulo entendimiento del contenido dramático que posee quien lo lleva a escena, pero hay veces donde la puesta en escena es una exhibición de la capacidad de quien asume el reto.

Angélica Rogel se ha vuelto una garantía, basta ver su nombre para asumir que el teatro ocurrirá bajo su visión, quizá, por eso, le suma un factor de complejidad a su propuesta escénica, pues también está a cargo de la adaptación.

En su propuesta hay un acento a la representación, son importantes los elementos (los actores a los costados, las sillas, espejos, lámparas) que construyen la teatralidad para que ante el público la transformación del espacio y la solidez de los personajes surja. De manera orgánica la modernidad convive con el texto, los códigos de actuación se alejan de la sobrecarga para matizar con las manos, con las inflexiones de voz.

La dirección de Rogel es sutil, permite que Irene Azuela construya la personalidad de Hamlet, equilibra el conflicto interno que le agobia con la dinámica social que decide emplear para lograr su objetivo. El trabajo de Azuela muestra una potencia que probablemente se consolide conforme la temporada avanza. En este momento es interesante el contraste que muestra, ante Horacio la complicidad crece y crece conforme la obra avanza, pero ante Ofelia aun no se da el pleno desarrollo, al principio es estimulante la forma en que se muestra la relación, sólo que aun no alcanza su cisma para provocar la muerte de ella.

Donde se puede ver de manera óptima la propuesta de Rogel es en los personajes de Horacio (David Gaitán), Polonio (Alejandro Morales) y Claudio (Mauricio García Lozano). En ellos se entiende todo el planteamiento que quiere, cada personaje tiene su propia tesitura, sin embargo, forman parte del mismo universo.

En Gaitán la relación de amistad acerca la propuesta para imaginar a los personajes en un contexto cercano. Morales proyecta las preocupaciones paternales y la relación laboral dimensiona dónde están los personajes; Lozano da la frescura que requiere la versión intima, donde la familia y los negocios son parte de la misma red bajo el descaro que el personaje necesita.

Una de las escenas más memorables es la de los sepultureros (Tamara Vallarta y Alfonso Borbolla), funciona porque es la síntesis de la obra, en ella se puede ver la gracia de los parlamentos, la carga de las actuaciones, las variantes rítmicas, el toque macabro de la propuesta brilla.

Naian González Norvind encarna una Ofelia (personaje que alterna con Assira Abate) que muestra varias facetas, eso ayuda a dimensionar la complejidad de relaciones donde Hamlet no tiene cabida. La escena donde se establece la relación con Hamlet mediante el movimiento es una muy buena síntesis del manejo de la corporalidad de la obra. Será interesante a dónde logré llegar con el personaje en el transcurso de la temporada.

La propuesta visual es sencilla y fácil de leer, funciona porque enmarca con claridad el universo donde el plan de venganza se llevará a cabo. El vestuario ayuda a “leer” las características de los personajes y eso permite que muy rápido se establezca lo necesario para poder seguir el relato.

Quizá la parte débil está en la adaptación. Se puede ver hacia dónde le interesa conducir la trama y Rogel logra asentar las bases donde Hamlet es la primogénita, la “preocupación” de Claudio rebasa el interés personal y logra dar la sensación de que hay un aprecio real, quienes son amigos de Hamlet muestran un universo basto y Polonio sobresale de manera extraordinario. Sin embargo, a partir de que se da la “comprobación” del asesinato la adaptación pierde fluidez, da la sensación de que hay prisa por llegar a la resolución y el momento final parece no tener la coherencia con lo creado con anterioridad.

El Hamlet de Rogel pertenece a ese grupo de obras que es necesario ver, tanto por los aciertos de dirección y del elenco, como por el gozo de ver cómo aborda una de las obras cumbre en la historia de la humanidad.

La obra se presenta por corta temporada de viernes a domingo en el Teatro Milán, consulta horarios y precios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT





Sigue a
Cartelera de Teatro en: