SÍGUENOS EN:


THE PROM: Una bandera por la inclusión



Por Luis Santillán/ Un par de actores de comedia musical celebran por adelantado el éxito de su más reciente producción, sin embargo, la crítica resulta devastadora y los hace enfrentar una terrible realidad: han perdido impacto por ser considerados egoístas. Así inicia The Prom, musical de Bob Martin y Chad Beguelin.

La historia desarrolla las travesías que emprenden para modificar la percepción que tienen de ellos, para lograrlo deciden ayudar a una adolescente que le es negado poder asistir al baile de graduación por sus preferencias sexuales.

The Prom trabaja con dos líneas anecdóticas. En la primera se juega con los estereotipos de la comedia musical y se cimienta la carga emotiva. Al ser protagonizada por actores de gran trayectoria en el ámbito, permite que tanto la música como las personalidades construyan un amplio abanico de matices, algunos más exagerados que otros, sin embargo, sirven para los enlaces emotivos.

En la segunda línea la carga es más profunda, es el pilar que sostiene la propuesta, pues es la inclusión. En principio puede parecer que es solo un interés banal o un deseo por imponer una ideología a un poblado y el personaje de la adolescente un pretexto, pero cuando las situaciones se desarrollan, se logra que las estructuras de pensamiento se cimbren para aceptar que la inclusión es un bien para la comunidad. La forma en que se aborda la problemática es un acierto porque inicia con un desdén, un acto egoísta, mas cuando los personajes se van involucrando se llega a problematizar desde distintos ángulos evitando así un discurso fácil o empalagoso.

La estructura y el desarrollo en The Prom tienen la fuerza y los aciertos para ser un gran referente en cuanto a la comedia musical por la forma en que aborda la inclusión. En el montaje mexicano el primer acierto está en la adecuación de contexto, en la versión original las acciones ocurren en Indiana, en la versión mexicana en Salamanca, todas las referencias que crean contexto están muy bien adecuadas porque evitan la tropicalización y generan los rasgos para entender a los personajes.

Anahí Allué tiene un trabajo muy destacable con el personaje de Gigi*, hace que sea entrañable, juega con los clichés pero los hace parte vital de su construcción, domina con la voz. Gerardo González, en el papel de Benny, equilibra muy bien los estereotipos con la construcción emotiva. En la línea que gira en torno al personaje de Emma, (Brenda Santabalbina) quien destaca es el personaje de Alessa (Dai Liparoti / Pahola Escalera), que logra tener matices, cambios de actitud según con quien se relaciona, permite sentir la carga que lleva y su disputa entre manifestar el amor que siente o mantener las costumbres y formas de su comunidad.

The Prom tiene varios elementos para volverse un referente, incluso una bandera como lo fueron musicales de antaño, la suma de sus integrantes convierte la experiencia en algo recomendable que a más de uno va a convencer de manera absoluta.

Las funciones son de viernes a domingo en el Centro Cultural Teatro 2, ubicado en Av. Cuauhtémoc 119 altos esq. Puebla, Col. Roma, consulta horarios, precios y descuentos, aquí.

* Susana Zabaleta, alternará en el papel los domingos a partir del 21 de noviembre.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Un comentario sobre “THE PROM: Una bandera por la inclusión

Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.





Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT

Sigue a
Cartelera de Teatro en: