aqui

“El amor no mira con los ojos, sino con el alma”, Sueño de una noche de verano de William Shakespeare

Por Itaí Cruz, Fotos: Cortesía/ Con la llegada de San Valentín es inevitable hablar del amor, y este 2021, la celebración se apodera del fin de semana.

Si bien es una festividad que muchos adoran, sabemos que también tiene a sus detractores, por considerarla una simple moda. No obstante, hablar del amor en cualquiera de sus formas, es una cualidad inherente del ser humano.

Y la dramaturgia universal no es la excepción, pues a lo largo de los años, nos ha regalado diferentes textos que nos hablan del amor, las pasiones y las tragedias que circundan a las parejas de amantes, tal como en la vida real, donde nada es color de rosa.

En esta primera parte, te traemos un recuento con las parejas más emblemáticas del teatro clásico:

Calisto y Melibea. Personajes que aparecen en La Celestina, obra más reconocida de Fernando Rojas. En la trama, el amor de Calisto y Melibea sufre las elucubraciones más retorcidas de La Celestina, una alcahueta y avariciosa anciana, y los sirvientes de Calisto, movidos por el egoísmo y ambición. Las pasiones exacerbadas terminan conduciendo a la pareja a un trágico desenlace.

Don Juan y Doña Inés. El popular drama Don Juan Tenorio de Juan Zorrilla, se centra en la pareja de Don Juan, un hombre rico, orgulloso y mujeriego, que logra su redención gracias al amor que le profesa a Doña Inés, una novicia inocente e ingenua, que se convierte en la única creyente del cambio que ha sufrido el conquistador. Una historia que también acaba en tragedia, ya que Don Juan tendrá que luchar contra la reputación que le precede.

La Novia y el Novio. Personajes de Bodas de sangre de la pluma de Federico García Lorca, cuenta la historia de dos familias que están en vísperas del matrimonio entre el Novio, un joven apasionado y de buena familia, y la Novia, una chica que se debate entre el amor y la posición económica que le garantiza el enlace. Pero la unión termina en tragedia, la Novia se escapa con su primer amor, y el Novio los persigue, durante un enfrentamiento ambos hombres mueren, dejando a la Novia viviendo sin motivo.

El Quijote y Dulcinea. La obra cumbre de Miguel de Cervantes, El ingenioso caballero Don Quijote de la Mancha, nos presenta al protagonista, Alonso Quijano, que más tarde se hace llamar Don Quijote, y Dulcinea, mujer imaginaria y perfecta a los ojos del Quijote, que a su vez está inspirada en la campesina Aldonza. En la trama, El Quijote deja claro que el amor que le profesa a Dulcinea es desinteresado, fiel y sin ningún tipo de interés sexual, pues su amor va más allá del concepto del matrimonio. Mientras que Dulcinea, se muestra indiferente y con cierto desdén por el Caballero de la triste figura.

Romeo y Julieta. La tragedia de amor por excelencia de Shakespeare, Romeo y Julieta, cuenta la historia de dos jóvenes, Romeo y Julieta, hijos de familias rivales, Los Capuleto y Montesco. Romeo es un chico leal, apasionado y resuelto, mientras que Julieta, es una chica decidida y pasional, que está dispuesta a todo por el amor de Romeo, a pesar de su corta edad. Sin embargo, debido a un sinfín de acontecimientos son incapaces de huir de su destino, cuyo desenlace termina con la muerte de ambos amantes. La obra se muestra como el prototipo del amor maldito y perseguido.

Y ustedes, ¿qué otras parejas famosas de la literatura clásica incluirían?

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.