aqui

Por Arantxa Castillo, Fotos: Paul Torres y Cortesía Viogg/ El unipersonal del dramaturgo guayaquileño, Luis García Jaime, Febrero 33, llega al Festival de los Monólogos de la plataforma de Teatrix México con la actuación de Víctor Aráuz, quien asegura que es una gran oportunidad de mostrar la dramaturgia ecuatoriana.

“Es un dramaturgo que lamentablemente no es muy conocido acá, con este festival queremos dejar claro que es un texto ecuatoriano”, dijo Victor Aráuz, en entrevista telefónica con Cartelera de Teatro, desde Guayaquil, donde se encuentra la Sala Zaruma del Teatro Sánchez Aguilar, lugar donde grabó el monólogo.

Con la dirección de Sebastián Sánchez Amunátegui, Febrero 33 se adentra en la mente de un actor sumido en una profunda crisis económica, que lo lleva a rozar entre los límites de la locura y la cordura, encontrando refugio en los fragmentos de Shakespeare.

El actor ecuatoriano está orgulloso de dar vida a uno de los textos más representativos de la obra del dramaturgo guayaquileño, fallecido en 2016, a quien tuvo la oportunidad de conocer aproximadamente hace 10 años.

“Luis García Jaime escribió el libro Febrero 33 y 6 pedazos de teatro, lo leí y a mí me gustó mucho. Lo conocí, por que el nieto de este señor es mi amigo, me presentó a Luis, ya en edad avanzada, recién empezado su enfermedad de Alzheimer, pero todavía se acordaba de varias cosas”, comentó Aráuz.

El intérprete ecuatoriano, quien hace algunos años llevó la obra  a una versión de Microteatro, recordó con entusiasmo el momento en el cual conoció al dramaturgo y este le sugirió llevarlo a la escena teatral.

“Le dije que me gustaba muchísimo este texto, me dijo deberías interpretarlo algún día, me eché a reír y le conté que yo hacía más comedia que otra cosa. Luego pasaron los años y decidimos hacerla para Microteatro, la presentamos un 5 de marzo, lo invitamos a él. Por su enfermedad él ya no entendía muy bien que era teatro, pero dentro de la obra, recuerdo que  se me quedó viendo, interrumpió la obra y dijo yo escribí esto en 1972. Fue muy bonito y emotivo, ver cómo tuvo un momento de volver a la realidad”, contó.

Abundó: “Es un texto al que le tengo mucho cariño, porque conozco a su familia, siempre que la monto, ellos no quieren cortesías, siempre buscan pagar por su boleto, ver la obra de cerca, ver su evolución, cuando yo voy a su casa me tratan como rey”.

En la misma plática, Aráuz aprovechó la oportunidad para resaltar lo mucho que le gusta México, y relató cómo surgió la idea de hacer la versión completa de Febrero 33.

“Estaba en México cuando inició la pandemia, me quedé en casa de Sebastián y ahí surgió todo. Me encantó la propuesta de Sebastián, humanizó mucho más a este personaje, que tiene un amor desmedido por su familia, lo que le lleva a tomar decisiones muy extremas”, dijo.

El histrión precisó que este personaje tiene un discurso catártico que podría ser de gran liberación para el público que podría estar afrontando la soledad y la crisis a causa del confinamiento.

“Fue muy liberador por todo lo que venía cargando meses atrás. Cuando llegó el momento de pararme en escena con este personaje, pensé, es tan liberador lo que puedo decir y puedo sacar. El día que hicimos la grabación hubo un momento en el que tuve que calmarme y bajarle un par de rayas, porque estaba muy emocionado”, concluyó Araúz.

Febrero 33 se presentará del 4 al 7 de marzo en la plataforma de Teatrix México, que presentará también las obras Cachorro de LeónLos vuelos solitarios y Tornaviaje. Adquiere tus accesos, aquí. 

También te puede interesar:

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.