aqui

Por Óscar Ramírez Maldonado, Fotos: Cortesía/ Estudio Un Teatro, escuela libre de artes escénicas, nace de una inquietud respecto a la pedagogía y a la manera de enseñar teatro. Sobre el enfoque y las perspectivas de esta nueva propuesta que arrancará en septiembre platicamos con sus coordinadores académicos: Jessica Sandoval, Enrique Singer y Alberto Lomnitz.

La escuela busca alejarse del formato tradicional de enseñanza, a través de un enfoque que integra la teórica y la práctica cercana al quehacer profesional. La idea es, nos cuentan nuestros entrevistados, aplicar principios que son adecuados para las nuevas modalidades del arte escénico. En este sentido, señala Singer, “nos interesa reformular la manera de ver la pedagogía de la enseñanza escénica”.

Esta visión, integrará además lo interdisciplinario y un trabajo horizontal en el que maestro y alumno se acompañen en el proceso de aprendizaje. Estas características, permitirán, según Jessica Sandoval, “la formación de artistas, el desarrollo de la creatividad, el desarrollo de la imaginación, el desarrollo de una potencia escénica y de una voz particular”.

El Programa de estudios y planta docente

Lomnitz considera que en general, no solamente en México, las prácticas educativas apuntan más al adiestramiento que a la educación. Para romper con esta tendencia, el énfasis del plan de estudios se pondrá en la puesta en escena y no en la dramaturgia, como lo hacen las escuelas tradicionales.

Enrique Singer nos explica que “la pinza se cierra en el momento en el que llega el público” y éste debe estar desde el principio. Por esta razón, a partir del segundo semestre, los alumnos realizarán un proceso creativo acompañado de una preparación teórica y práctica que culminará en una presentación pública.

La plantilla docente la Escuela Libre de Artes Escénicas se integra con artistas que vienen de distintos métodos de formación y de espacios diversos de actividad. Esto permitirá que los estudiantes entren en contacto con las distintas líneas de creación escénica que existen.

Esta diversidad, complementa Jessica Sandoval, dará al proyecto una riqueza y una voz particular. Esto, señala, dará al alumnado mayores herramientas: “nuestra filosofía es la misma, nuestros métodos son distintos, que van a servir para enriquecer al alumno”.

Los artistas que han sido invitados a colaborar en el proyecto como maestros, destaca Singer, cuentan con una línea y un perfil claro y definido. La idea es, agrega, que realicen también investigación y participen en un proceso creativo que “también a ellos les sirva para crecer, para ser mejores”.

¿Cómo nace Estudio Un Teatro, escuela libre de artes escénicas?

El proyecto surge de una necesidad de desarrollo profesional y docente de los involucrados. En el caso de Singer y Lomnitz, existe la necesidad de profundizar en la investigación sobre la pedagogía después de muchos años de dar clases.

Sobre el momento en el que inicia el proyecto, Singer considera que la pandemia ha cambiado muchas cosas y que la sociedad se ha recompuesto. “Estoy absolutamente seguro de que gran parte de esa recomposición social que tenemos es una forma distinta de ver la creación, las relaciones de poder entre los creadores, y entre los estudiantes y los profesores”, puntualiza.

La expectativa de los coordinadores académicos de este proyecto educativo es lograrse establecer como una opción real, diferente y auto reflexiva para las artes escénicas. Para ello, consideran que es indispensable formar artistas creativos con una nueva percepción del quehacer artístico. Esto le permitirá a la escuela “impulsar a las y los estudiantes a que sean los seres más felices y plenos que puedan ser”, señala Lomnitz.

Enrique Singer, destaca que este proyecto busca ser totalmente autosuficiente, pues no cuenta con ningún apoyo estatal ni de otro tipo. Por ello, agrega, se está tratando que los precios sean accesibles, pues “nos interesa mucho la pluralidad, de la calidad y de la gente que entre”.

Virtualidad y educación

El streaming y las artes escénicas online se ha posicionado como un nuevo territorio para las artes escénicas. Lomnitz y Sandoval coinciden en que es fundamental incluir la creación digital en el programa. El mundo, explica Lomntiz, “cambió en esa dirección, ya evolucionó hacia allá y es un elemento que no podemos no incluir”.

Al respecto, Sandoval destaca que a través de la virtualidad y el streaming ha aumentado el número de gente que ve artes escénicas. Estos formatos, señala, han sido una oportunidad de expandir el trabajo escénico y la voz artística de los creadores. “Creo que es fundamental encontrar esa nueva relación con el público desde la virtualidad […] vamos a ir reencontrando poco a poco esta nueva forma de comunicarnos y la diferencia, o las diferencias que existen entre la virtualidad y la presencia”, señaló.

NOTAS RELACIONADAS:

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.