SÍGUENOS EN:


WILMA: Teatro que nos abre los sentidos



Fotos: Roberto Sosa

Por Roberto Sosa/El 21 de octubre de 2005, Wilma tocó tierra en la península de Yucatán como un potente huracán categoría 5, con vientos que llegaban a los 280 km/h. Wilma era el nombre de su abuela paterna, quien le impuso el clasismo. Yucatán la vio nacer. Ella creció dentro de una sociedad clasista que la veía y hacía sentir como extranjera en su propia tierra, su fenotipo: blanca y pelirroja la excluyó, vivió separada, era el alien.

El huracán y su abuela son Wilma, el fenómeno natural devastó todo a su paso en aquel 2005; su abuela marcó su vida emocional. A partir de esta analogía, Itzhel Razo escribe Wilma, un unipersonal que nos habla de una catástrofe provocada por un ciclón, y la forma en que su abuela determina e influye su existencia desde su infancia. El texto lo construye con colores, texturas, sitios y personajes que habitan su memoria.

El espectáculo se articula con dos lenguajes, danza y teatro, expresiones que Razo domina con amplitud y talento. Una expresión performática donde se vislumbra la cosmogonía maya, herencia que la forma; la pieza es a partir de estos elementos que enuncia e impacta los sentidos. Wilma se construye desde lo social que tiene relación con los  orígenes y raíces de la artista.

“Las dos disciplinas se abrazan, es la expresión de la danza y el teatro, el espacio y movimiento. Es un montaje absolutamente teatral, tengo mucho manejo del cuerpo, soy bailarina; la parte donde me arrasa el huracán, hay poesía, hay danza. Creo que está muy equilibrada, se cuenta una historia, se narra, se actúa, hay mucho movimiento. En esta obra logro expresar y juntar los lenguajes que me forman, las técnicas aprendidas en Asia, las traigo para hablar de lo maya”: Itzhel Razo.

Wilma impactó Yucatán provocando graves daños en la economía de sus habitantes; la imposibilidad de hacer frente al devastador fenómeno, sin duda sacudió conciencias. Wilma fue una mujer que le transfiere a su nieta principios que les fueron heredados; abuela y nieta son damnificadas del clasismo impuesto en una sociedad elitista; su ancestral cultura se sitúa entre ambos fenómenos.

Wilma es teatro que nos abre los sentidos, cuya estética se cimienta en lo visual, lo acústico y el movimiento escénico. La dramaturgia de Itzhel Razo es orgánica y performática, expresada a través de un espectáculo unipersonal cuyo lenguaje oral y corporal se origina en una región que vio nacer y crecer la cultura maya, enfoque que la artista plasma sobre el escenario.

La dramaturgia, dirección, producción y actuación son de Itzhel Razo, cuenta con la asesoría en la puesta en escena de Luis Alcocer; asesoría actoral, Manuel Dominguez; diseño sonoro, Rodrigo Castillo Filomarino; iluminación, Luis Alcocer.

La obra formó parte de la Residencia de Proyecto Granguiñol Psicotrónico en el Teatro El Milagro, ahora dará funciones en el Centro Cultural Carretera 45, de viernes a domingo del 20 al 29 de marzo.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:



Sigue a
Cartelera de Teatro en: