SÍGUENOS EN:


UNA BUENA MADRE: Teatro que repercute con los tiempos que nos toca vivir



Fotos: Roberto Sosa

Por Roberto Sosa/ Una buena madre es quien ama a su bebé desde la concepción, lo amamanta, cuida y ve crecer. Una buena madre sacrifica sus sueños por su familia, son su prioridad. Una buena madre hornea panques de arándano para los suyos. Una buena madre espera que su único hijo sea mejor en todo y está dispuesta consagrar lo que sea; sabe que al convertirse en madre no volverá a dormir igual, no obstante, el amor por su hijo vale el sacrificio.

En su etapa infantil todo funcionó perfectamente, el cambio es radical cuando deja de ser niño. Su comportamiento durante la adolescencia no es conforme a los principios inculcados en casa. El adolescente se ha convertido en líder de la “manada”, un grupo de jóvenes que por las noches salen de “cacería”, sus presas serán violadas y asesinadas. “Ahora lo veo y no lo reconozco…”. “Me arrepiento de haberlo parido”. Su hogar lo habitan monstruos que ella escucha por las noches.

Guadalupe Damián escribe y actúa Una buena madre, un monólogo cuyo texto podría ser con dos lecturas: la primera es en tono rosa, evoca etapas como la concepción, el bebé en sus brazos, amamantarlo incluso en público y la educación de su pequeño niño; la segunda, es oscura y dolorosa, el hijo crece para convertirse en un violador y asesino. La dramaturgia empalma la historia en dos épocas, una nos remite a los años cincuenta con referencias a la época actual.

Damián comparte la dirección con Juan Carlos Vives, compaginan criterios y puntos de vista en la creación del montaje, el resultado es una obra bien lograda que conmueve al espectador. La puesta en escena va creciendo conforme se desarrolla el relato, el personaje se va deconstruyendo con la narración. Sin duda es un trabajo bien cimentado desde la dramaturgia, dirección, producción y actuación.

La labor del equipo creativo es importante, se recrea una atmósfera que resuena en los años cincuenta;  música (Jorge Valdivia), vestuario (Giselle Sandiel), maquillaje y peinados (Maricela Estrada) se adhieren con la historia.  El relato se desarrolla dentro de una cocina (Félix Arroyo, diseño de escenografía), sitio dominante de la mujer, el espacio simboliza la estabilidad de un hogar; allí se elaboran y consumen los alimentos, allí se toman las decisiones cruciales de una familia.

Una buena madre es teatro que repercute con los tiempos que nos toca vivir; la violencia de género, agresiones sexuales, feminicidios, etc., rompen el tejido social y forman el contexto que se vive en México y muchos otros países. La descomposición social trastoca el núcleo familiar, en cuyo centro están las madres; mujeres que dan estabilidad emocional, fuerza y seguridad a la familia, y cuando éste se rompe, estamos en graves problemas.

La Más Alta Producciones y Búho Grande Teatro la presentan en la Sala Novo -adjunta a La Capilla Teatro-, hasta el 7 de abril, consulta precios y horarios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Un comentario sobre “UNA BUENA MADRE: Teatro que repercute con los tiempos que nos toca vivir

  1. Espléndida actuación de Guadalupe Damián, el desarrollo de la obra con tintes de años atrás y actualidades realmente algo que no se pueden perder. Ampliamente recomendada,trabajo en conjunto se traduce a calidad.

Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.








Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:



Sigue a
Cartelera de Teatro en: