aqui

Por Itaí Cruz, Fotos: Cortesía/ En esta temporada navideña es imposible que pasen desapercibidos Santa Claus, El Grinch y Scrooge, los personajes más representativos de la época, pero ¿sabes de dónde provienen?

Aquí te compartimos un poco de la historia de estos singulares personajes que forman parte de nuestro ideario navideño.

Santa Claus

De acuerdo a la tradición occidental, también conocido como Papá Noel o San Nicolás, es el encargado de traer regalos a los niños la noche del 24 de diciembre.

Su primera aparición proviene del año 280 en el territorio donde hoy se encuentra Turquía. donde se conoció como Nicolás de Bari. Otra leyenda dice que proviene de la migración holandesa al nuevo continente. Es así como el nombre de San Nicolás pasó a Sinterklaas o Sinter Klaas hasta ser pronunciado como Santa Claus por los angloparlantes.

La última transformación ocurrió en 1823, cuando un diario de Nueva York publicó el poema Un relato sobre la visita de San Nicolás, escrito por Clement C. Moore, quien cambió el trineo tirado por renos, lo describió como un tipo alegre, rechoncho y de pequeña estatura, parecido a un gnomo. Otro factor importante, fue la colaboración del dibujante Thomas Nast, quien lo caracterizó vestido de rojo, usando botas altas y una gran barba blanca, logrando consagrar así la figura de Santa Claus.

Ebenezer Scrooge

Este es el personaje principal de Un Cuento de Navidad escrito por Charles Dickens en 1843.

Según algunos rumores, Dickens se inspiró en una lápida de un tal Ebenezer Lennox Scroggie. La lápida describe al hombre como meal man (hombre de la harina) ya que era comerciante de maíz. Sin embargo, Dickens creyó que decía mean man (hombre egoísta), esta pequeña confusión sirvió para sentar las bases de uno de los personajes más emblemáticos de la temporada decembrina, al convertirse en un modelo de generosidad y amabilidad tras sufrir un llamado de atención que cambió su vida de manera radical.

Dickens lo describe como un hombre de casi 60 años, delgado con la nariz afilada, que hablaba astutamente y tenía voz áspera, de corazón duro y egoísta que detestaba a los niños, a los pobres y la Navidad, ésta última, por considerarla una pérdida de dinero.

El Grinch

Su primera aparición fue en el libro infantil en 1957 ¡Cómo El Grinch robó la Navidad!, escrito por Dr. Seuss.

Este personaje de ficción fue creado como una crítica al consumismo que se vive en estas fechas, y que deja de lado el significado espiritual de la Navidad. En ese tiempo, el personaje consiguió llamar rápidamente la atención, gracias a la moraleja de la historia que enseña que la Navidad es algo mucho más grande que los regalos y adornos navideños.

Además, hoy en día suele usarse como un término despectivo al referirse a una persona que se enoja con facilidad.
En estas fiestas es habitual que veamos a estos personajes en diversas representaciones que van desde el teatro hasta el cine.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.