Por Itaí Cruz, Fotos: Cortesía/ Un monólogo es un recurso que podemos encontrar en todos los géneros literarios y en el caso del teatro, sirve para que un personaje reflexione en voz alta expresando sus pensamientos, ideas y emociones al público.

Si buscamos dentro de los monólogos más famosos, encontramos que Shakespeare puso dentro de sus obras completas algunos ya célebres, como Hamlet y Julio César, o el de Segismundo en La vida es sueño de Pedro Calderón de la Barca, ejemplos clásicos del género.

No obstante, hoy en día podemos encontrar obras de teatro más modernas que han dejado huella en el mundo de las artes escénicas, ya sea porque han logrado conmover al público, ser memorables o simplemente por pasar a la historia.

Diario de un loco. Escrita por el autor de origen ruso Nicolai Gogol en 1834, conocido por ser un crítico feroz de la burocracia en la época zarista. En esa misma época es en la que se desarrolla esta joya de la literatura, considerada como clásico de todos los tiempos, se ha representado en todo el mundo. La trama nos lleva por la geografía y los caminos de la mente del protagonista, Aksenti Ivanovich Poprishchin, los cuales se van desdibujando ante una sociedad rígida y sofocante que llena de frustración a gran parte de quienes en ella viven. Tal como ocurre con diversas puestas, es habitual encontrar diversas versiones de esta obra como la que se presenta en el Teatro Tepeyac con Jorge Veraza.

La voz humana. Fue escrito para la actriz y cantante francesa Edith Piaf en 1930, por su mejor amigo, Jean Cocteau. Ella no se atrevió a estrenarlo por temor a subirse a un escenario sin músicos. Se trata de un monólogo que habla de la mayor tragedia posible: saberse despreciado por el ser amado. Un tema tan elemental como una decepción amorosa. Esta otra joya de la literatura se ha convertido en una obra maestra y ha consagrado a Cocteau a nivel mundial. Al igual que la obra de Gogol, a menudo se ha llevado a los más importantes escenarios del mundo. Además existen diferentes versiones de la misma e incluso adaptaciones de ópera. Actualmente se presenta una nueva versión en el Foro Lucerna protagonizada por Irasema Terrazas.

Misterio Bufo. Considerada como la obra más famosa del actor y dramaturgo italiano, Darío Fo, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1997. También es el texto más significativo de su investigación sobre las raíces del teatro popular. En él, Fo presenta una crítica de las injusticias sociales y el poder de la jerarquía eclesiástica, en ocho partes, sobre la base de los llamados misterios bufos, que en la Edad Media representaban a los juglares que hacían mofa de los Misterios Evangélicos.

El gorila. Basado en el cuento Informe a una academia de Franz Kafka escrito en 1917, fue adaptado al teatro por Alejandro Jodorowsky. Este unipersonal muestra la lucha interna que prevalece entre un simio y el hombre, haciendo una crítica social a la pérdida de la libertad y a la misma vida cotidiana. Se trata de una obra que habla sobre la ausencia de la libertad a través de la voz de un animal.

Sobre el daño que causa el tabaco. La pieza fue escrita por Chéjov en 1886, quien guardó su obra hasta 1903, meses antes de morir en el balneario alemán de Badenweiler. La intención de Chéjov en esta pieza es reflexionar sobre nuestra necesidad de ser amados, el distanciamiento del ser humano y sus deseos más profundos por miedo a dejar su zona de confort.

Defendiendo al cavernícola. Este unipersonal cómico fue escrito por la también comediante estadounidense, Rob Becker entre 1988 y 1991, incluso el mismo autor la representó hasta principios de 2006. La trama relata los malentendidos que a menudo se presentan en las relaciones de pareja, entre hombres y mujeres. Desde hace más de 20 años César Bono ha presentado este montaje y hoy en día se presenta con Poncho Vera en el Teatro López Tarso en el Centro Cultural San Angel Inn.

Novecento. Publicado en 1994, fue escrito por Alessandro Baricco para ser interpretado por el actor Eugenio Allegri. Narra la historia de un magnífico pianista, que fue encontrado en 1900 en una cajita de cartón a bordo del transatlántico “Virginian”, y que nunca pisó tierra. Esta puesta en escena nos habla de la búsqueda y realización de sueños, indagando en el alma humana.

Los monólogos de la vagina. Escrita por Eve Ensler, la primera versión data de 1996, está basada en más de 200 entrevistas que realizó la autora a diferentes mujeres sobre el sexo, las relaciones amorosas y la violencia doméstica. Está formada por un número variable de monólogos que son leídos en escena. Al principio, Eve Ensler realizó cada monólogo ella misma, las versiones más recientes se realizan con tres o una actriz diferente en cada función. La última temporada se presentó en 2020 con las actuaciones estelares de Luz María Aguilar, Maca Carriedo, Pamela Cerdeira, Sherlyn, Paola Gómez y Michelle Rodríguez.

 

¡A vivir! Una obra escrita, actuada y dirigida por el mexicano, Odín Dupeyrón. El texto es una invitación a redescubrir la vida, mediante un intenso recorrido emocional que va de la risa al llanto. Esta obra se presenta de manera intermitente en los escenarios nacionales, y se convertido en uno de los monólogos consentidos del público mexicano.

Puras cosas maravillosas. Este es uno de los textos más recientes que podemos encontrar, fue escrito por el dramaturgo inglés, Duncan Macmillan en 2016. El espectáculo unipersonal trata sobre un niño de siete años que intenta dar ánimos a su madre (que ha intentado quitarse la vida) valiéndose de una lista que contiene cosas por las que vale la pena vivir. Su protagonista compartió una última temporada en 2021.

¿Cuál es tu favorito?

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.