SÍGUENOS EN:


PARAISO PIRATA: De la libertad del mar y otras cosas de piratas



Fotos.Cortesía Cenart

Por Saúl Campos/La tormenta logró que la exmosquetera Dreyfus, la rebelde Malatesta y al aprendiz de pirata, Shaflán, unieran sus vidas en la misma embarcación y así combatir a la malvada Reina que busca terminar con toda la diversión y condenar a los niños a un mandato de terror y aburrimiento. Los piratas deberán adentrarse a la mar para evitar que la Reina llegue a apoderarse del tesoro máximo que la hará invencible ¿Podrán salvar el futuro del reino?

Vagamente basada en El dulce encanto de la isla Acracia de Iván Darío Alvarez, llega de nueva cuenta a la programación de La Corrala del Mitote en el CENART, Paraíso Pirata, bajo la dramaturgia y dirección de Alejandro Cervantes. Una obra dedicada a la audiencia infantil que sin duda lo tiene todo para ganar a los adultos que se dejen atrapar por un cuento de piratas y la magia de jugar a darle vida.

El autor nos despliega una trama bastante sencilla, sin adentrarse en subtemas más complejos, va hilando una declaración sobre la importancia de ser libre en un mundo que es capaz de apresar al más inocente bajo sus propias ambiciones o ideas. Un mensaje que quizás podría ser un cliché, pero que basado en el diario de la sociedad, bien podría ser una lección que los más pequeños puedan aprender y recordar a los adultos.

Justamente la libertad, encuentra diversas formas de verse expuesta durante la trama para llegar a su audiencia, quizás sobreexpuesta incluso; sin embargo, una dosis mayor de madurez en ciertas áreas del texto, menos viciada por momentos de comedia o musicales, harían que el mensaje sea mucho más enfático y provechoso.

Empero, una vez que el relato comienza, la compañía que dirige Cervantes va desplegando una inventiva escénica bastante bien lograda, que combina creaciones físicas con movimientos de utilería y escenografía sencillos para obtener cuadros claros, capaces de transportarnos al interior de un navío o al fondo de un barranco. Sin duda algo preciso para conectar con el espectador y hacerle saber que su imaginación está siendo valorada al máximo bajo estímulos precisos.

Aunque lo anterior nos antoja una dirección perfecta, esta meta no se alcanza dado al desequilibrio actoral que los intérpretes hacen evidente. Aunque el ritmo nunca decae, el juego de comunicación se nota disparejo al tener actores con capacidades más limitadas que otros. Sin embargo, es justo la presencia escénica de histriones como Raí Solís, Abraham Villafaña, Mario Dávila y Tony Corrales lo que permite que la inventiva nunca se quiebre y el relato se mantenga firme de principio a fin.

Paraíso Pirata logra atrapar al espectador desde el primer acorde que los músicos en vivo nos ofrecen para escuchar este cuento. Una obra que logra despertar el interés en las jóvenes audiencias por el teatro y la idea del juego misma, pero, sobre todo, por seguir sus ideales, siempre firmes ante la lealtad, camaradería y el sentido de justicia, guiados por esa sensación que solo el mar puede brindar. Después de todo, ¿Qué es un pirata, sino un alma libre navegando a la aventura?

Las funciones son en La Corrala del Mitote hasta el 3 de febrero, consulta precios y horarios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.










BANNER4_ALT






Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:



Sigue a
Cartelera de Teatro en: