Por Ro Tierno, Fotos: Francisco Bravo/ La pieza se presenta hoy en el CCB en el marco del IV Ciclo de Dramaturgia Contemporánea escrita y dirigida por Mujeres y el Primer Laboratorio de Investigación Escénica a distancia.

Antes de que suban los mares, ¿qué haremos? Antes de que no quede nada y sólo podamos resistir en la punta de una montaña, ¿qué querríamos ver? Esta es la premisa de la pieza teatral que la directora mexicana Martha Rodríguez Mega y la dramaturga argentina Giuliana Kiersz crearon en conjunto a la distancia.

El IV Ciclo de Dramaturgia Contemporánea escrita y dirigida por mujeres es una iniciativa de la actriz y directora Carmen Ramos y el INBAL, que busca generar un vínculo y un espacio para mujeres creadoras de Latinoamérica y Europa. Algo necesario que no sólo funciona como encuentro creativo, sino que además pone el acento y hace un llamado de atención en la falta de nombres femeninos en la cartelera teatral.

En esta cuarta edición, se decidió trabajar a partir de un Laboratorio de Investigación Escénica a distancia, para que dramaturga y directora se vinculen y creen una pieza en conjunto, algo que por un lado genera una red internacional de colaboración, y por otro experimenta un nuevo territorio de creación: la comunicación a distancia, los chats, documentos compartidos, redes sociales, etc.

Para la creación de la obra, Giuliana (con residencia en Argentina) y Martha (México) trabajaron sobre un Google docs, en el que ambas podían volcar allí experiencias, poemas, emociones, lo que quisieran aportar para ir construyendo un tema y encontrar lugares en común. Sobre esto, la dramaturga Giuliana Kiersz, que ya había participado en la segunda edición del Ciclo con su obra B, comentó que “hay un deseo de encontrarse, más allá de que se crucen los materiales, que se genere algo realmente en conjunto y ver qué preguntas e inquietudes está teniendo cada una en distintos lugares del mundo”.

Martha Rodríguez Mega por su parte comentó que “el Google docs es un experimento y no hubiésemos podido hacerlo de otra manera. Es estar metida en el cuaderno de notas personal de la otra, en tiempo real. Para mí eso fue muy loco, que se mezclen dos consciencias al mismo tiempo, y era muy raro dejar entrar al otro en tu intimidad, pero también invadirla. Siento que como estábamos rodeadas de mucha tecnología para comunicarlos, video llamada, WhatsApp, eso permeó mucho en la puesta en escena, donde usamos un montón de videos”.

Antes de que suban los mares comienza con una conferencia sobre el cambio climático, los científicos calculan unos 20 años para llegar al Evento, podría ser antes… inundaciones, pandemias, armas de alcance global y mucha, mucha sed. La pieza anuncia el fin del mundo, en una historia de ciencia ficción que envolverá al público y le depositará una pregunta de la que no se librará fácilmente: ¿Qué piensas hacer antes de que suban los mares?

Este tema, el fin del mundo, fue lo que tuvieron en común Martha y Giuliana. Algo que además comparten como generación millennial, donde la comunicación global, la conciencia del deterioro del planeta, las políticas capitalistas, han impactado en toda una generación de jóvenes que parece transitar una continua ‘crisis’. No hay futuro, dicen… ¿no hay futuro?

“Hay algo de la incertidumbre, todos los procesos se están acelerando, todo lo de ‘a largo plazo’ parece disolverse en el aire, todo parece una ilusión, hay algo no solo de la no trascendencia sino de no entender lo que está sucediendo, también por eso hay algo de ‘el fin del mundo’. A la vez es una política muy del capitalismo, sentir que todo está cambiando cuando en realidad nada está cambiando porque el sistema sigue siendo el mismo, entonces hay algo de la ilusión de que todo se está por terminar pero que también estamos en crisis, es un estado político que le permite a las políticas económicas seguir reproduciendo el sistema que están reproduciendo. Naomi Klein habla de cómo le sirve al statu quo que sintamos que estamos en crisis todo el tiempo, porque en la crisis uno actúa pero no termina de generar un quiebre, porque siente que todo se está moviendo pero nada se está moviendo”, expresó Giuliana.

“La generación de nuestros padres tenían como razón de estar en el mundo o estar vivos la trascendencia, lo que vamos a dejar a nuestros hijos, que encuentren algo en el futuro. Siento que nuestra generación abandonó la noción de trascendencia para encontrarle otro sentido a la vida. Carlos y yo estamos creando dentro de México, que es un país que está en llamas, dentro de la catástrofe ecológica nosotros convivimos con la muerte violenta todos los días, la guerra contra el narco, es un día a día, es una realidad constante, aquí matan diez mujeres al día, vivimos muy al límite por muchas razones”, comentó por su parte Martha. Carlos es uno de los actores que estará en escena junto a la directora y actriz.

Es interesante este trabajo que reside atrás de la obra Antes de que suban los mares, la forma de creación bajo un método de experimentación. Y no solo eso, una vinculación a partir del género más allá de las nacionalidades, donde las creadoras se retroalimentan y se afianzan en la escena y abren interrogantes, formas, sonidos, en fin, ideas que emergen desde un ser mujer.

“Siento que hay cosas que se nos van ocurriendo, hay algo de ese ida y vuelta que encontramos desde otro lugar, del entusiasmo de las ideas, y la distancia permite ese juego, que tal vez si estamos ahí no sé qué pasaría. Pienso que hay algo de la distancia que está en el fruto de la obra”, concluyó Kiersz.

Antes de que suban los mares se puede ver hoy jueves 12 a las 20 h en el Teatro el Granero Xavier Rojas del Centro Cultural del Bosque (CCB). Para conocer toda la programación del IV Ciclo de Dramaturgia Contemporánea Escrita y Dirigida por Mujeres pueden acceder aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.