SÍGUENOS EN:


LA DESOBEDIENCIA DE MARTE: De los planetas que conspiran para cambiar su órbita



Fotos: Alberto Clavijo

Por Saúl Campos/Estamos en el año 1600, los astrónomos Tycho Brahe y Johannes Kepler se encuentran juntos, astrónomos rivales de teorías distintas y sin embargo complementarias. Tycho tiene las mejores tablas de medición, y Kepler es el mejor matemático, trabajar juntos sería lograr una combinación sublime, sin embargo entre los dos existe una desconfianza que haría imposible esto y aún así lograron fundamentar una teoría que permitiría descifrar las órbitas de los planetas. Este duelo logrará quizás encontrar más que una cuestión astronómica, cuando dos seres humanos comiencen a descifrarse el uno al otro.

De la pluma de Juan Villoro, bajo la dirección de Antonio Castro llega, por una segunda temporada, La desobediencia de Marte, en esta ocasión al Teatro Milán con un elenco nuevo, conformado por Víctor Trujillo y Mauricio Isaac. Una dupla actoral que sin duda otorga una verdadera experiencia de calidad bajo la dirección de Castro.

Villoro explora el universo del teatro desde su proceso de creación, a través de dos personajes conjurados para enfrentarse y necesitarse con la misma medida. Esta es la historia de dos personajes perdidos en un ego sin fundamentos, que van teniendo que quebrar sus capas hasta enfrentar su primera fragilidad frente a la del otro.

El autor logra que dos seres que son igual de odiosos por separado, vayan tornándose enternecedores en medida que la narrativa avanza, sumando dos giros de tuerca en el primer y segundo acto que hacen que la dramaturgia alcance un tono preciso, y que termine de capturar por completo a su audiencia.

La astronomía se quiebra en medida que el teatro se apodera de la escena, y es algo que indudablemente Castro sabe aprovechar desde la dirección con un control especial que delimita a sus personajes en un limbo emocional caótico, pero bello y organizado desde cada arista.

Castro aprovecha el texto y a sus actores, le permite mostrar guiños de estas personalidades, gozando de un timming perfecto. Sin duda la presencia de Mauricio Isaac complementa un montaje donde se acomoda su capacidad histriónica a la par de un texto que le pide ir retando a su contraparte de forma casi inmediata y es aquí donde la joya de este montaje toma forma: Víctor Trujillo.

El histrión se adapta a un personaje hecho a la medida, dejando ver en él todas las facetas del astrónomo, el padre frustrado, el rebelde del teatro, todo está en escena bajo la voz y mando de Trujillo, quien sin duda llena el escenario con una de las actuaciones más francas y certeras de la temporada.

La desobediencia de Marte, es un regalo escénico que hay que aprovechar para gozar de una meditación sobre la levedad humana en medio de la banalidad y el ego, un tratado sobre como reconocer al otro, permitiéndose mostrar uno antes, sin alejarse o negarse.

Las funciones son en el Teatro Milán, hasta el 1 de diciembre, consulta precios y horarios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.









BANNER4_ALT








Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:




Sigue a
Cartelera de Teatro en: