SÍGUENOS EN:


EL CANTO DE LA REBELIÓN: de las antenas que se levantan para despertar



Fotos: Cortesía Helénico

Por Saúl Campos/En el pueblo de “El Podrido”, los habitantes como Gusano, Don Caracol, o Doña Carmela (la Catarina) han aprendido a vivir en una gran armonía, a pesar de que el mandato del Escarabajo no es para nada eficiente ni bueno para ellos. Pero ese es el menor de los problemas ahora: las vacas llegan y destruyen el pueblo con mayor frecuencia, lo cual solo puede indicar que un gran peligro viene del Norte. Será la misión de Hormiga, Cigarra y Lucy (la pequeña luciérnaga), encontrar la manera de llevar a su pueblo unido a un nuevo sitio en el que puedan estar a salvo y lejos de la tiranía del gobierno opresor, pero ¿Lograrán hacerlos despertar y levantar sus antenas ante lo que está pasando?

En temporada de matiné de fines de semana, el Teatro Helénico presenta El canto de la rebelión, escrita y dirigida por Adrián Ladrón, con dirección artística de Sergio Solís, este musical compuesto por el mismo Ladrón junto a Leonardo Soqui (quien lleva la dirección musical) se convierte en una de las joyas más preciadas para jóvenes audiencias disponibles en cartelera.

Alicia González, Meraqui Pradis, Francia Castañeda, Yanet Miranda, Bruno Salvador Jiménez, Roam León, Ricardo Zárraga, Luis Eduardo Yee, Leonardo Zamudio y Miguel Jiménez, junto a Leo Soqui, David Silvestre y Aldo Hidalgo, son el grupo de actores y músicos que dan vida a esta obra en la cual simplemente sería injusto destacar a alguien, y además imposible. Ya que el talento en suma de esta gran compañía es igual de valioso que en división.

Ladrón decide tomar un tema importante para concientizar a las jóvenes audiencias: la unión social, ejemplificada claro a través de una constante: la impunidad, el mal gobierno, la corrupción. Temas desgraciadamente actuales y por lo mismo necesarios para abordar. Es entonces cuando nos dibuja una fábula en la que un grupo de insectos deciden seguir la música de sus corazones y salir a combatir a los enemigos necesarios para que el lugar en el que viven pueda dejar de ser un sitio putrefacto y convertirse en un oasis de vida y esperanza.

Sí, puede sonar a una historia que nos han presentado de mil veces y con distintos formatos. Pero en el segundo 1, que escuchamos los primeros acordes son sabor a son veracruzano, y vemos un desplegado de máscaras y marionetas que juegan frente a nosotros al ritmo perfecto de cada acorde, es cuando sabemos que esta experiencia no es igual a ninguna otra obra.

El canto de la rebelión, indudablemente nos evoca a El Rey León de Julie Taymor, sí, pero desde una mirada totalmente distinta, una fuente de inspiración total, pero en ningún aspecto podríamos identificar una copia, al contrario, la propuesta de este director encuentra su principal diferenciador y valía en algo muy concreto: su apego al público objetivo.

Ladrón no teme a la crudeza. Sabe que tiene que hablarle de México y sus problemas a los mexicanos y por ende enfrenta al espectador con momentos de verdadera desolación, haciendo espejo a la realidad mexicana con cuadros que son tan capaces de dejar al público con el aliento contenido en un hilo, como hipnotizado por la belleza de uno de los números musicales principales mientras inevitablemente acompaña al personaje de la Cigarra con las palmas.

Si hablamos de musicales mexicanos, el tema no es fácil, más aún cuando hacemos la división de musicales originales, que es la categoría en la cual podemos colocar a esta obra, donde cada tema creado entra a la perfección sin sentirse de más, al contrario, dándole cada uno la fuerza necesaria a la trama.

La atinada iluminación y escenografía de Félix Arroyo logran transformar cada cuadro en un paisaje exacto: tenemos el interior de un palacio hecho de estiércol y un arroyo frente a nosotros; todo construido al alcance de elementos clave, que, si bien en momentos se ven reducidos de espacio, logran un efecto sumamente poderoso en conjunto a los títeres, botargas y vestuarios del resto del numeroso y talentoso grupo de creativos.

Presenciar El canto de la rebelión es el equivalente a ser testigo de un nuevo clásico. Uno de esos musicales de los cuales uno no abandona la sala hasta que el último acorde es tocado y donde la honestidad y verdad escénica son tan visibles que es inevitable enamorarse del todo y salir con la tonada de más de una canción, en especial cuando es una que nos promete que el mañana será mejor, lleno de luz y de calma.

Consulta precios y horarios aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT





Sigue a
Cartelera de Teatro en: