SÍGUENOS EN:


AL TEATRO CON EL DIABLO: Una propuesta para replantear las pastorelas



Fotos: Cortesía PinPoint

Por Luis Santillán/Al teatro con el diablo es el nombre de la actual temporada de Microteatro México; esta temporada se realiza con el apoyo de Efiartes, quizás por eso la selección de autores y directores es un tanto distinta a la que suele nutrir las temporadas regulares.

Flavio González Mello escribe y dirige En guardia. La línea argumental plantea la dinámica de una locutora que se ofrece a cubrir la guardia de la noche buena, conforme pasa el tiempo queda en relieve las razones que llevan a esta mujer a “sacrificarse” para que los demás empleados pasen la noche con sus familias. El personaje de locutora lo alternan Nayelly Acevedo y Dobrina Kristeva. La función presenciada fue con Acevedo.

El texto de González Mello plantea tonos de comedia, mismos que se quiebran conforme las circunstancias del personaje quedan expuestas. Nayelly Acevedo construye cabalmente a la locutora, los matices que imprime en las tareas escénicas sirven para dimensionar al personaje, lo vuelve vulnerable, empático, sin perder el ritmo y las cargas para estar ante esta comedia -un tanto negra- genera una complejidad que sintetiza en acciones lo que el autor desarrolla en el texto. Quizá esta propuesta que se presenta en la Sala 3 es de aquellas que deben estar incluidas en la visita a Microteatro.

Cutberto López juega con la estructura de personajes de la pastorela tradicional y la obra de Esperando a Godot en Esperando al pastor. Lo que propone el autor es la larga espera del Ángel y el Demonio (femenino en este caso) en el paraje desolador que emplea Samuel Becektt en su obra. Ante la espera ambos personajes reflexionan sobre la existencia, sobre la natividad, se hacen bromas, mantienen las batallas clásicas, se preocupan, todo en una espera navideña, pero aquí el pastor llega y habrá que tomar una decisión.

Aún cuando la propuesta de López es muy refrescante el mayor acierto está en el empleo del lenguaje, mismo que se dimensiona de manera muy poderosa en voz de Rocío Leal (Demonio) y Leonardo Zamudio (Ángel). Ambos construyen muy bien las transiciones temporales y la repercusión del tiempo de la espera, los cambios de ánimo en ningún momento se sienten impuestos, si bien aprovechan los clichés de las pastorelas también enriquecen a sus personajes con los ritmos y variaciones que cada uno propone.

Otro de los grandes atractivos que tiene la propuesta es el diseño espacial, el emular las esferas de nieve (o bolas de nieve) permite que la lectura de la escena se amplifique. Esto puede ser visto en la Sala 8.

Bárbara Colio es una de las mejores dramaturgas, como prueba de ello hay varias obras que habla por sí mismas, su propuesta para esta temporada es jocosa, quizás un poco insustancial. Divina trinidad desarrolla el plan de Dios para enviar a su hijo a la tierra y así incrementar a sus seguidores, sin embargo la hermana de Jesús es quién está detrás de toda la planificación.

Los elemento que coloca Colio son muy provocadores, plantear que por encima de dios hay una diosa, que Jesús tiene una hermana más astuta que dios hijo y dios padre abre un mundo de posibilidades, mismas que quizá no cuajaron por el formato; las líneas posibles no caben en menos de 15 minutos dado que al atraparlas en ese tiempo queda solo la cascara, pero el contenido desaparece. Aun así el texto es divertido y la dirección de Paola Izquierdo lo enriquece logrando que el público lo disfrute como un divertimento. Esta propuesta está en la Sala 2.

En la Sala 11 se presenta Oráculo, texto de Luis Ayhllón. Aquí ocurre algo interesante dado que el texto apunta en un sentido, pero la dirección de Gabriela Ochoa lo conduce a otro. Para la temporada que lo cobija, las decisiones de Ochoa son las más efectivas porque logra tener una microobra que respeta los giros que propone Ayhllón pero de una manera más lúdica, donde el ritmo y el trabajo de los actores le dan un toque muy grato.

El planteamiento anecdótico propone que un grupo de posibles terroristas o mercenarios ocupan el lugar de los pastores y defiende al “niño dios” de las acciones de Herodes, para luego buscar respuesta a sus preguntas “trascendentales”. El cómo cuidan al niño, el cómo los referentes navideños están en la propuesta es lo que vuelve recomendable esta obra.

Microteatro lanza una provocación a un puñado de autores para repensar las pastorelas, los resultados que se pueden ver en las 13 salas son variopintos, en muchos se puede ver que el oficio de la pluma les permite escribir una obra tal cual, otros sucumben ante las exigencias del formato, pero la experiencia vale mucho la pena.

Al teatro con el diablo concluye este domingo 6 de enero, consulta precios y horarios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.











BANNER4_ALT







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:




Sigue a
Cartelera de Teatro en: