SÍGUENOS EN:


RÉQUIEM: Dos increíbles actuaciones



Fotos: Arturo Piedras

Por Luis Santillán/Samuel Beckett valida, con su obra Esperando a Godot, la estructura de la espera. Réquiem de Reynolds Robledo apela a ella, el texto presenta 2 personajes que están en espera de que concluya un proceso, mientras el tiempo avanza los personajes exponen argumentos, comparten experiencias significativas, por momentos –los menos- confrontan posturas; la acción dramática ocurre fuera del espacio en el que están, ni siquiera son expectantes de ella dado que el enlace sólo son llamadas telefónicas.

La mayor fortaleza del texto de Robledo radica en la dosificación de información, tanto del evento que esperan los personajes como de lo que deciden compartir en ese espacio.

Lo magistral de Réquiem son las actuaciones. Hernán Mendoza se convierte en una entidad colosal que devora la escena. La gama emotiva, los matices, las variaciones rítmicas, la entonación, la creación de cotidianidad, todo está en una justa medida. Los momentos en que el personaje se quiebra son devastadores, cuando es el soporte emocional de su contraparte desprende consuelo. Hay fuerza, energía, pero sobre todo, control; hace lo que quiere, lo que el personaje requiere, y lo hace ver tan fácil.

Ludwika Paleta hace que cada una de las argumentaciones que emplea provengan de las motivaciones su personaje, es decir, construye con detalle los deseos y creencias, eso le permite que haya una complejidad emotiva, logra que el personaje no sea solo portavoz de mensajes sino una entidad que pelea por un ideal. Su capacidad actoral queda expuesta, lleva al público de lo empático a lo compasivo, incita la reflexión, propicia el gozo; es evidente el trabajo empleado en la construcción. Logra que, ante la impresionante actuación de Mendoza, su personaje nunca pierda presencia ni peso, por el contrario, lo establece como un contrario del mismo nivel.

Enrique Singer es el director de la puesta en escena. Su trabajo explota al máximo la capacidad actoral del reparto, emplea de manera asertiva las variaciones de ritmo, acentúa con discreción algunos momentos para darles un peso emotivo, juega con otros para permitir que las partes tengan el tiempo necesario para el disfrute del público. La propuesta con la que trabaja hace que el texto alcance su potencial.

El texto de Robledo tiene varios aciertos dentro de su estructura, explota el espacio y la dinámica de personajes para lograr la expectación; hay un elemento que quizá destruye la potencia del cierre, esto ocurre porque es muy evidente que se llegará a ese punto en cuanto al hijo de la Fiscal, por eso cabe la pregunta ¿era necesario? Si bien ese bloque sirve para ver la gran actuación de Paleta, al mismo tiempo, debilita al personaje de la Fiscal.

Réquiem de Reynolds Robledo bajo la dirección de Enrique Singer en una propuesta que es necesario ver para entrar en contacto con un trabajo actoral increíble, cada minuto de la puesta es totalmente disfrutable, por lo que son capaces de hacer Ludwika Paleta y Hernán Mendoza.

Consulta precios y horarios de la obra, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT





Sigue a
Cartelera de Teatro en: