SÍGUENOS EN:


PRÍNCIPE Y PRÍNCIPE: De la boda real no protocolaria



Por Saúl Campos/ La reina está cansada, harta de su labor real que no le da tiempo de respirar ni relajarse. Todo el día está llena de pendientes y lleva años sin poder tomar unas vacaciones. El pesar de la reina podría terminar cuando su hijo el príncipe acepte el mando del reino, cosa que él haría gustoso, pero hay un problema: necesita casarse y no conoce a ninguna princesa. Cuando las entrevistas reales comiencen, el príncipe se dará cuenta de que quizás no estaba buscando a una chica precisamente para completar la foto familiar, quizás estaba esperando a un príncipe.

La Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque presenta en su programación matutina de fin de semana un cuento que debe convertirse a partir de ya en un clásico obligado para todas las generaciones, de esos que vienen de cajón en las lecturas de la primaria: Príncipe y Príncipe, de Perla Szuchmacher, basada en Rey & Rey de Linda Haan y Stern Nijland, bajo la dirección de Artús Chávez.

En este cuento, la idea de dos hombres juntos no es cuestionada, no hay una madre dolida por el tema, no hay un discurso de aceptación por parte de alguno de los personajes, no hay más que naturalidad, y amor que surge entre dos seres. Lo anterior resume la gran valía de esta obra para ser representada en una sociedad que, si bien se está abriendo paso con batallas ganadas ante la discriminación, la intolerancia y el odio, aún tiene mucho camino que recorrer para poder cantar victoria.

La clave para tener excelentes ciudadanos es educarlos desde la infancia con un esquema sólido, es ahí dónde la cultura es imprescindible y un valor principal. Al tener en la cartelera mexicana una obra para jóvenes audiencias tan clara en su intención de mostrar la naturalidad del amor entre dos personas del mismo sexo, no solo estamos acercando un discurso de amor a la sociedad, estamos forjando a ese público en formación a entender que no hay nada que entender realmente.

En la medida que el discurso de la autora es representado, Chávez nos va conduciendo por un sendero de comedia física y clown sumamente equilibrado, con un ritmo preciso para mantener cautivo a todo el público, no solo a los más pequeños. Sin caer en el pastelazo o el show interactivo, el director deja bastante claro que para hacer que la comedia funcione no solo se debe de tener un buen texto, sino un diseño preciso.

La mirada de Artús va definiendo un mundo entre lo realista y el cuento de hadas. La sensación que nos da el diseño escenográfico y la iluminación de Félix Arroyo, en conjunto a la utilería y vestuario de Giselle Sandiel, es de fantasía. Ambos generan una mezcla de animación 2D y actores reales, como los que nos entregara Disney en Mary Poppins o Pete’s Dragon. Estos elementos, junto a la música de Íker Madrid, completan un universo único que nos hace cómplices del ideal de la historia.

El ensamble de actores encabezado por Anahí Allué, Miguel Romero, Christopher Aguilasocho, Eduardo Siqueiros, Margarita Lozano y Andrea Biestro, nos da un cast perfecto, del que emana la complicidad y la magia necesarias para que cada aspecto de la obra luzca. A la par, los actores demuestran un gran entendimiento de la comedia física a la que se están adentrando, logrando que el trabajo no caiga en un lugar burdo, sino por el contrario, en un acto bastante bien ejecutado, cuidado y de calidad.

En una ciudad donde los crímenes de odio y expresiones despectivas contra las preferencias sexuales siguen vivas pese al activismo y posición gubernamental, vale la pena alentar a los más de pequeños a aprender mediante el arte, con un ejemplo de la naturalidad y libertad que debe existir entre el amor de dos príncipes, o cualquiera que fuese la combinación.

Para más información de esta obra aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:



Sigue a
Cartelera de Teatro en: