SÍGUENOS EN:


LAS PRECIOSAS RIDÍCULAS: Del amor a la apariencia



Fotos: Secretaria de Cultura

Por Saúl Campos/Magdelon y Cathos son dos primas jóvenes, ávidas de vivir nuevas experiencias y encontrar una historia de amor exitosa. Por ello han llegado a vivir a París con el padre de Magdelon, quien ha decidido casarlas con un par de hombres de alcurnia y eminencia evidente. Sin embargo, ellas buscan, a quien aún sea digno de las empresas del amor, no a dos simples burgueses. El destino de ambas cambiará cuando un par de Condes aparezcan en sus vidas, para darles una lección sobre las apariencias, y los engaños.

La Corrala del Mitote en el Centro Nacional de Las Artes, regresó con propuestas bastante interesantes y al momento, de muy buena calidad. Y dado que el inmueble itinerante es parte de la Compañía Nacional de Teatro, era de esperarse que en algún momento pasaran por aquí con alguna producción. La elegida: Las preciosas ridículas de Molière, bajo la dirección y adaptación de Octavio Michel.

Sería innecesario y absurdo pretender ahondar en un clásico, vaya, Molière no carece de flores y loas precisamente. Pero es justo el discurso central de esta obra la que nos recuerda la importancia de la figura de este artista y pensador francés para despertar a la sociedad de la realidad absurda y ascética. Molière era un rebelde que buscaba desenmascarar la falsedad, algo que bien podríamos aprender de él día a día.

En la historia clásica, estas damas jóvenes buscan encontrar el amor a través de lo que las riquezas del mismo sean capaces de darles. Vaya, si dramas mexicanos como Rubí o Teresa no estuvieran inspiradas en este tipo de personajes, sería incapaz de creerse. Así que no les importa hacer la vista torcida para obtener los favores de quienes se dicen Condes o ricos, sin importar saber más de ellos, que la cifra en sus arcones o bolsillos.

Michel logra rescatar la crítica del autor en un montaje donde la farsa y vis cómica suceden con naturalidad, sin tonos engolados o sobreactuaciones. Como buen clásico, no se salva de acciones físicas grandes para ilustrar su trama, pero suceden con la continuidad y dosis exactas para no sacar al espectador del juego, al contario, lo invitan a seguir la pista.

Esta dirección no solo consigue hacer de un clásico del siglo XV una comedia ligera, sino que se ancla de lo contemporáneo que tiene para hacerla efectiva, el público nunca pierde interés, al contrario, se respira en el recinto esa complicidad del teatro abierto, donde las reacciones del público terminan de nutrir las de los actores para dar el siguiente paso, algo que no se logra fácilmente, y que se debe aplaudir con más espectadores.

Las preciosas ridículas es un atento recordatorio a no dejarse llevar por primeras impresiones o juzgar por las apariencias, pero, sobre todo, una máxima a decidir sobre nuestras propias acciones y analizar lo que queremos antes de lanzarnos de lleno. Una puesta escénica que se agradece y alecciona sobre los riesgos de quedarse con la liebre, sin verificar que no sea un gato.

Para mayor información da clic, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



3 comentarios sobre “LAS PRECIOSAS RIDÍCULAS: Del amor a la apariencia

Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT





Sigue a
Cartelera de Teatro en: