SÍGUENOS EN:


LA EXAGERACIÓN: Una exploración sobre los últimos años del teatro mexicano



Por Luis Santillán/La libertad creativa que tiene David Olguín es envidiable, se permite explorar la escena desde el texto, los temas, los formatos, así como el trabajo con los actores. Es un creador que consiente de su libertad evita el libertinaje y por eso en sus obras no hay espacio para lo gratuito, lo inmediato. Habrá a quienes no les guste el teatro de Olguín, pero ni sus peores detractores pueden poner en duda el compromiso y calidad que tiene para abordar cada proyecto que emprende.

La exageración es la oportunidad para reflexionar sobre la escena inmediata de la obra, la que va más allá y convoca la forma de dimensionar el teatro, pero sobre todo la forma en que entre en conflicto y –potencialmente- en crisis las visiones generacionales involucradas en el teatro.

A partir de un ensayo fallido un actor mayor y una actriz joven, en las funciones de un asistente de dirección, deben pasar tiempo juntos y es así como la sencillez del momento pone en tensión a ambos.

La honestidad con la cual Olguín construye texto y escena es brutal. La construcción del personaje “actor” sintetiza una suma de experiencias; la del personaje “actriz” una lectura directa de nuevas generaciones; al estar ambas creaciones en escena el diálogo, las situaciones, las confrontaciones se ofrecen como una exploración sobre los últimos años del teatro mexicano.

La disposición espacial (el diseño de escenografía e iluminación son de Gabriel Pascal) dispara el trabajo actoral, pone en riesgo las fronteras entre ficción y realidad, involucra al espectador de una manera más comprometida, expone al máximo la fragilidad de la teatralidad, sin embargo la contiene con una fuerza voraz.

La sutileza de Olguín en la dirección radica en potencial al máximo las posibilidades de su reparto, explota el bagaje de cada uno en aras de beneficiar a los personajes, se permite proyectar mucho de sí en ambos, y ellos son cómplices totales.

David Olguín y sus aliados demuestran que es posible lo imposible, no solo la puesta en escena de La exageración, sino todo lo que capta la propuesta. Es una propuesta que difícilmente se puede desvincular del creador, del espacio donde se presenta, del tiempo en que llega a escena.

La exageración es una gran oportunidad para pensar sobre el teatro mexicano, sobre las manifestaciones, desencuentros, puntos de vista, pero sobre todo para admirar a un ser de teatro tan quimérico como David Olguín.

Consulta precios y horarios de la obra, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.









BANNER4_ALT









Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: