SÍGUENOS EN:


EL CIELO EN LA PIEL: Mundos de ficción



Por Luis Santillán/El cielo en la piel de Edgar Chías es, sin duda, un texto fundacional de la dramaturgia mexicana del siglo XXI, a la vez forma parte de la punta de lanza que instaló la narración escénica como una respuesta ante los modos de producción de inicios del milenio. Chías construye una obra donde la estructura contiene dos relatos paralelos que se retroalimentan, desarrolla secuencias corales y bloques donde el rapsoda asume la narración y la escenificación, emplea la palabra para construir la acción, pero mantiene su mutabilidad para que no se afecte en lo “decible”.

A una distancia considerable de su creación, los temas con los cuales trabaja el texto de Chías no han perdido vigencia, sin embargo, el valor no está en esto, sino en su capacidad para contenerlo en mundos de ficción que exponen brutalmente lo que el acontece a los personajes.

Mirada Producciones presentan en el Foro de las Artes del CNA una segunda temporada bajo la dirección de Carlos Talancón. La propuesta de dirección tiene sus mayores aciertos en la resignificación, algunas imágenes o acciones pueden parecer reiterativas, sin embargo, están empleadas como repetición para que se afecten por desarrollo y contexto, esto permite que la imagen de cierre alcance la fuerza que posee.

Hay bloques que contienen el texto de manera perturbadora, están otros donde el director confía en la palabra y permite que sea está la que se imponga en la escena. Explota hábilmente las posibilidades del trabajo coral para construir los estados emotivos por los que atraviesa el personaje central.

Del elenco destaca José Roberto Serrano. Sin atentar a la construcción coral tiene detalles en los personajes que encarna y lo proyectan con mayor fuerza, las variaciones con las cuales construye logran establecer la distancia necesaria para poder ver la multiplicidad de presencias que tiene el relato.

Nataly Orozco Pacheco se vuelve el vértice de la puesta en escena, la gran expresión corporal que tiene carga de matices, emociones y fuerza al personaje; su cuerpo emana energía, misma que está en proporción de los bloques, por lo tanto la dosificación con la cual trabaja es muy grata.

Esta puesta en escena es una gran oportunidad para acercarse a un texto tan relevante, Talancón hace las adecuaciones que considera pertinente, aun así la pluma de Chías está en escena provocando el mismo efecto de cuando se montó por vez primera esta obra.

La obra se presenta hasta el 7 de octubre en el Foro de las Artes, consulta precios y horarios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.











BANNER4_ALT







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: