Por Ro Tierno/ La obra dirigida por Manuel González Gil, basada en el texto de Mark Twain, estrenó en el Nuevo Teatro Libanés y estará en el escenario hasta febrero del año que entra. Romántica, nostálgica, divertida, acá te damos algunas razones por las cuales no debes perderte esta puesta que ya fue un éxito en Buenos Aires y Madrid.

1- UNA HISTORIA DE AMOR ORIGINAL

Eloísa y Dalmacio realizan un programa de radioteatro, donde en esta ocasión leerán el texto de Mark Twain, El Diario de Adán y Eva. Además de este episodio, veremos dos momentos más en la vida de ellos, uno más avanzados en edad, donde Eloísa padece una enfermedad y la muerte está a punto de separarlos, y otro donde la hija de Eloísa entrevista en su programa de radio a Dalmacio, para que le hable de la relación que tenían entre ellos, ya que nunca hicieron público su amor. Estos escenarios, van narrando la historia de forma anacrónica, en una relación de amor que a partir del texto de Adán y Eva, se plantea como una relación de respeto e igualdad. En un episodio, la voz ya débil de Eloísa le pide a Dalmacio que escriba algo por ella: «La palabra urgencia la inventó el amor, no la medicina». Romanticismo del bueno.

2- PARODIA DEL DISCURSO BÍBLICO

Dios creó el cielo y la tierra, luego creó al hombre. Para que el hombre no estuviera solo, creó a la mujer. Así empieza Hoy: el Diario de Adán y Eva, en un texto que al principio puede hacer saltar a cualquier feminista indignada de la butaca. Pero tiempo al tiempo, porque a medida que avanza, esta historia tan particular y machista de la Biblia se va transformando en un cuento al estilo Disney pero sin princesas ni dragones, sólo una mujer y un hombre conociéndose y respetándose mutuamente, con sus características (que por cierto, no debemos asimilar como universales). Lo bueno, es que se ríe de esta interpretación ridícula de la creación del mundo, cambia los enfoques, y es el puntapié para contar una historia de iguales, y de amor.

3- BUENAS ACTUACIONES

Enrique Arreola es Dalmacio. En las tres etapas de vida que realiza de este personaje, deja ver toda su capacidad actoral. Se lleva casi todas las miradas, porque además tiene un texto muy cómico, y sin dudas llegaron a buen puerto en su primera dirección con Manuel González Gil. Sonia Franco no se queda atrás, encarando tres personajes que aportan el tono, la mirada y el gesto indicado para llevarnos a lo profundo de esta historia, nostálgica, cómica y llena de amor.

¿Quieres ver esta obra? Puedes comprar tus boletos con descuento aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.