SÍGUENOS EN:


GRITO AL CIELO CON TODO MI CORAZÓN: La versatilidad del trabajo actoral



Fotos: Facebook

Fotos: Facebook Magnífico Entertainment

Por Luis Santillán/ Grito al cielo con todo mi corazón de Ximena Escalante se presenta en La Teatrería; hay un ajuste de la primera versión en la que el espacio se reacomoda para ajustarse al nuevo espacio, también hay un cambio en el reparto que ahora está integrado por Arcelia Ramírez y Ximena Ayala; la dirección sigue siendo de Lorena Maza.

La obra inicia planteando la relación Madre-hija; la segunda recriminándole a la primera por una prohibición, la primera argumentando su decisión. Una vez establecida la postura de los personajes, una vez que se han dado los elementos para dimensionar a cada uno de ellos se plantea la frase que hilvanara toda la obra; la hija comparte con la madre cuál fue el deseo que pidió y ese deseo provoca un giro muy interesante. La segunda escena, en un primer momento, parece ahondar en la historia planteada, los nuevos personajes tienen fuerza, continua con una construcción de diálogo efectiva, por contraste al bloque previo funciona muy bien.

Y a partir de ahí, el texto comienza a hundirse, a simplificarse. La estructura del texto desarrolla bloques no conectados, segmentos que podrían ser cuadros. Algunos hablan de que la propuesta de la autora es explorar un mecanismo de reencarnación de personajes, sin embargo, no hay elementos en el texto para sostener esa lectura; en realidad es un muestrario de relaciones entre personajes femeninos, la columna central que permite la convivencia de los bloques es “el deseo”, el grito al cielo.

Llama la atención de que se presenta como una obra que muestra universos femeninos, porque además de la columna ya mencionada, lo otro que se mantiene de manera constante es la violencia ejercida de una mujer hacia la otra. En todos los bloques un personaje desea el mal al segundo, es constante la agresión, salvo el bloque de la anciana, porque incluso en el de las hermanas se ejerce violencia y agresión.

Si el texto de Escalante tuviera como finalidad ser material para ejercicios de actuación habría aciertos, pero en tanto que ese no es su fin, lo que se tiene son dos bloques de gran fuerza, con construcción de personajes a partir de lo esencial, una habilidad para que el diálogo contenga tanto situación como evolución de la acción. Todo lo demás es de menor calidad comparada con la potencia con la que se inicia.

Las actuaciones de Arcelia Ramírez y Ximena Ayala son buenas, en tanto que deben trabajar con bloques independientes, deben cambiar de personaje constantemente; matizan, detallan, emplean la corporalidad de manera adecuada para mantener limpieza en la construcción. Y en gran parte es gracias a la dirección de Lorena Maza, cuida el ritmo y equilibrio entre ellas; potencia lo cotidiano en la dinámica de relación de personajes.

Grito al cielo con todo mi corazón es la oportunidad para ver la versatilidad del trabajo actoral, consulta precios y horarios de la obra aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT





Sigue a
Cartelera de Teatro en: