SÍGUENOS EN:


El beso del preso: un cuento escenificado



el beso del presoPor Luis Santillán/ Durante los sábados y domingos de mayo se presenta en La Capilla, El beso del preso, ópera prima de Monserrat Monzón. La trama construye una historia en la que una princesa colecciona corazones, al saber que lo mismo hacen las brujas, desea unirse a su clan, pero no es aceptada y después su deseo es llegar a la prisión para ver a un preso.

La dramaturgia tiene varios contratiempos, el de mayor relevancia está en que se sostiene por la narración, pero no una narración escénica sino aquella que es del campo de la narrativa, es sólo un cuento escenificado. La estructura se compone por dos bloques generales, el primero de ellos son los antecedentes de la princesa, en el segundo bloque las motivaciones del personaje central han cambiado para encaminarse al suceso que da nombre a la obra.

El hecho de que la dramaturgia se sostenga por la narrativa provoca problemas de ritmo dado que las acciones relevantes del relato están en la palabra y no en la acción directa el personaje. Las repercusiones del personaje están sólo en el decir, se diluye el conflicto por la velocidad que requiere la información misma que está sólo en el habla y casi nunca se activa en la acción.

El texto tiene las fallas que son naturales de quien incursiona en el territorio de la dramaturgia, aunado a que faltan elementos esenciales para lograr que la narrativa se convierta en narración escénica. La autora/directora tiene un cuento como punto de partida, un deseo poderoso de que ese cuento se vuelva carne de escena, entonces ¿por qué no convocar a alguien que aporte la construcción de drama?

La directora (la propia autora) o su escenógrafa –Fernanda Jardí- deciden que el elemento central sea un baúl viejo; la propuesta es interesante durante los primeros minutos, sólo que poco a poco pierde su particularidad. Se establece una dinámica, misma que es atractiva y estimulante, y luego no se desarrolla bajo la naturaleza propuesta.

La directora o su escenógrafa no terminan por determinar el universo donde se construye la ficción; el baúl es propio de la naturaleza de los personajes que usan la narración, el relato se construye saliendo de ese contenedor, sin embargo, el perchero del fondo como sólo un perchero anula la mutabilidad del baúl. La directora propone que el personaje de la princesa rote por las diferentes actrices y hace que a vista de espectador se dé la estafeta, el baúl cambia para ser diferentes objetos, ¿por qué el perchero no se ve afectado? ¿por qué el pechero nunca deja de ser perchero?

En el reparto están 5 actrices: Azucena Acevedo, Anna Lourdes Zamarrón, Eugenia Arriola, Fátima Favela, Lorea Montemayor. Cada una crea varios personajes y todas en algún momento son la princesa. Quién destaca por la versatilidad con la cual juega y estimula a sus personajes es Fátima Favela, crea un fuerte entre su personaje que narra y la princesa. Lorena Montemayor tiene sus mejores momentos cuando tiene a cargo a la princesa.

Para mayor información sobre la obra, consulta precios y horarios, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT









Sigue a
Cartelera de Teatro en: