SÍGUENOS EN:


El Libertino, cuestionando el moralismo



libertinoPor Luis Santillán/ Siempre es grato ver a un actor en escena que disfruta su trabajo, que genera un vínculo especial con el público. Rafael Sánchez Navarro, en el personaje de Diderot, es el caso en El Libertino de Eric-Emmanuel Schmitt.

La obra tiene como línea anecdótica la necesidad de Diderot por escribir un artículo sobre la moral para la Enciclopedia y al mismo tiempo mantener vivo el coqueteo con Madame Therbouche, pero una serie de constantes intervenciones complican las cosas. El texto del dramaturgo francés tiene regodeos constantes sobre discusiones que quedan en el plano filosófico y podrían estancar la evolución de la obra dando como resultado una puesta en escena soportada en lo que se escucha, sin embargo, Otto Minera tiene la habilidad para dirigir la propuesta del dramaturgo y presentar un montaje donde las acciones cobijan las disertaciones, estimula las estrategias de seducción de los personajes centrales y mantiene un ritmo grato la mayor parte del tiempo.

Lo más estimulante de la propuesta es el trabajo actoral, encabezado por Sánchez Navarro con un personajes lleno de matices, que reacciona de manera orgánica a las circunstancias por las que atraviesa. Marina de Tavira tiene la contraparte y hace una muy buena mancuerna, crea un personaje que requiere de un toque de misterio dado los propósitos que tiene para con Diderot, quizá hubiera sido placentero incrementar ciertos momentos de fragilidad del personaje dado la situación en la que llega hacia la última parte de la obra. Karina Gidi sólo aparece en una escena y con eso basta para quedar en el recuerdo del espectador. Tanto Marcela Guirardo y Alberto Dányuro refrescan la escena con sus intervenciones, cada uno de ellos crea un personaje con ligeros tonos exagerados que funcionan muy bien dado la línea de acción en la que intervienen. La actuación de Andrea Guerrero es la que no encaja en el conjunto, se ve limitada, acartonada y ante el despliegue de recursos de sus compañeros en esa sus carencias actorales parecen más grandes.

La puesta en escena de El Libertino es una muy buena opción y quizá al final espectador se sume a la reflexión sobre ciertas conductas morales vigentes.

Para más información de este montaje (horarios, fechas, boletos, etc.) haz click aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT









Sigue a
Cartelera de Teatro en: