SÍGUENOS EN:


ContraAcciones, humor que duele



ellasPor Gina Fierro/ Dirigida por Alejandro Velis, “ContrAcciones es de las piezas más reconocidas del dramaturgo inglés Mike Bartlett, considerado uno de los jóvenes escritores más importantes del teatro contemporáneo. El dramaturgo plantea un teatro político que poco tiene que ver con la ideología de los pensamientos o palabras que se dicen en escena, sino desde lo que los personajes hacen y establecen a partir de sus necesidades esenciales como seres humanos”. De acuerdo con la explicación de Velis, podemos decir que este montaje tiene muchos elementos que no necesitan ser puestos en contexto, puesto que el contexto laboral lo vivimos día a día. Al ver la obra, el espectador infiere muchos aspectos acerca de un ambiente corporativo laboral que ha manipulado y moldeado a sus empleados conforme a las prioridades de las empresas, dejando como última prioridad las necesidades humanas y afectivas que cualquier individuo requiere.

La trama se desarrolla en torno a dos personajes, Emma (Carmen Mastache) y su Gerente (Aída López). En el afán de no perder su trabajo estable en “estos tiempos difíciles”, Emma sigue al pie de la letra las instrucciones de su Gerente, quien muy apegada a las políticas de la empresa la educa sobre lo que tiene que hacer en su vida social, sexual y laboral. Emma es una chica talentosa para las ventas, por lo tanto representa un buen elemento para la empresa ejecutiva para la que trabaja, con este perfil la Gerente, encontrará en ella un objeto de manipulación para hacerla actuar en beneficio del corporativo y cada vez menos hacia el suyo.

La puesta en escena resulta admirable, tanto por el talento de las actuaciones a cargo de Aída López y Carmen Mastache; como por el tema que aborda y lo profunda que llega a ser la reflexión sobre la desvalorización de las personas a costa de mantener un “buen” empleo estable que les permita vivir, aunque el conservar este empleo les exiga dejar de vivir como la vida misma lo requiere. Lo interesante de este montaje, como lo dije al inicio, es que no es necesario profundizar en los personajes ni en su contexto para entender que el texto va más allá de los que los personajes dicen, en escena no vemos a un empleada cansada, mal pagada y aburrida, sino que a través de determinadas acciones y conceptos impuestos por la empresa corporativa para la que trabaja Emma, ella cree que su seguridad está en un empleo, mismo que con el tiempo la va deteriorando en su moral y en su propia persona.

El trabajo en escena es impecable, las transiciones de las actrices están completamente sincronizadas entre ellas, de tal forma que son muy pocas las entradas y salidas del escenario, incluso en los cambios de escena se ve un trabajo de trazo por el espacio muy sincronizado entre las intérpretes. Por otra parte, las actuaciones van de más a más, pero no por la energía que proyecten los personajes, sino que cada uno de ellos se va transformando, en especial el personaje de Emma, quien comienza como una empleada conforme, determinante y segura, y poco a poco sin darse cuenta se convierte en alguien que ya no tolera ser.

La propuesta de escenografía a cargo de Patricia Gutierrez Arriaga, es un factor llamativo para el montaje, pues toda la obra se desarrolla en una especie de pasarela con asientos móviles a lo ancho del escenario. Una pasarela muy apta para dos mujeres ejecutivas de alto nivel en escena.

Sobre la obra podemos reflexionar: es cierto que las grandes empresas han sistematizado sus procesos para aumentar su productividad, pero también han sistematizado a sus empleados para el mismo fin. Dentro de esta sistematización se arrasa con las prioridades humanas, los valores de familia e identidad de las personas, quienes cada día suponen más que han nacido para estar al servicio de una empresa que sólo apuesta por su mejor rendimiento monetario y estatus social.

Además de lo buena que resulta la puesta en escena, tiene toques cómicos que curiosamente no se derivan de bromas o textos de comicidad, sino de situaciones absurdas e irónicas que resultan ser divertidas cuando se les escucha como espectador. Consulta los precios y horarios de ContrAcciones aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Un comentario sobre “ContraAcciones, humor que duele

Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT









Sigue a
Cartelera de Teatro en: