SÍGUENOS EN:


Oc ye Nechca (Érase una vez), con Carretera 45



oc-ye-nechca-iPor Luis Santillán / Bajo el auspicio de Iberescena, en el 2008, Jaime Chabau escribe Oc ye Nechca (Érase una vez). Es un texto que explora la narración escénica, dinamita la voz del emisor para estimular la representación, abre la posibilidad de crear un unipersonal o una escenificación con varios actores; juega con las líneas temporales para crear el marco de referencia del personaje motor, para que la dosificación de la información alimente y redimensione la situación base. Es un texto donde la estructura sostiene cabalmente la forma (las provocaciones de escenificación) y le da potencia al fondo (las variantes emotivas del personaje). A partir de la misión de un tanque en la guerra de Irak, la trama construye con habilidad las adversidades de un joven michoacano que desea alcanzar una mejor forma de vida. Chabaud ofrece un reto escénico con su texto, y esto es porque lo escrito exige una escenificación que estimule lo que está contenido en la palabra; el trabajo del autor dialoga de manera frontal con tendencias teatrales que navegan en formatos donde la representación convencional es rebasada, pero nunca pierde su fuerza porque los elementos básicos del drama están desarrollados de manera diestra.

La puesta en escena bajo la dirección de Marco Vieyra es pobre, con una postura tibia que navega entre la performatividad y la representación; un híbrido que no respira. La construcción del universo se cimenta en el juego de tablas para generar las imágenes de la obra, podría ser poderoso por el uso final de las mismas, pero la suma de efectos no está integrada a la suma emotiva. Hay fuerza en las imágenes, es legible qué quiere escribir Vieyra en la escena, pero su preocupación por ser “contemporáneo”, “innovador”, hunde lo que tímidamente construye.

El texto tiene la fuerza para que el espectador haga una asociación, un reflejo de lo que acontece en el país de manera sutil, pero alguien no creyó en la capacidad del público y “juegan” a romper la ficción para hablar desde la “verdad” ¿Por qué no dimensionar la fuerza del texto? ¿Por qué ponerle muletas a un texto que no las necesita?

La propuesta de dirección perjudica al equipo actoral, si bien, no es homogénea la calidad si hay los elementos para imaginar la brutalidad emotiva que podrían haber logrado si les hubieran dado espacio de creación en vez de preocuparse por mantener las piruetas.

Oc ye Nechca (Érase una vez) puede descargarse de la página de Iberescena, la lectura personal que se pueda hacer rebasa la puesta en escena, pero el trabajo de Carretera 45 amerita ir al foro Sor Juana Inés de la Cruz para ver porque esta obra es un “podría haber sido” en lugar de un “érase una vez”.

Haciendo click aquí consultar todos los datos de Oc ye Nechca (dirección, elenco, boletos, etc.).

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.






Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:



Sigue a
Cartelera de Teatro en: