SÍGUENOS EN:


Escurrimiento y anticoagulantes



Por Oscar Ramírez Maldonado /

Adaptar un texto trascendental para la historia de la literatura mundial es siempre un arma de doble filo. Partir de personajes que marcaron un camino para la literatura y nuestra comprensión de ella se antoja una tarea titánica y complicada. La compañía teatral Legeste asume este riesgo con la puesta en escena Escurrimiento y anticoagulantes, felizmente esta compañía compuesta por jóvenes sale bien librada de este reto.

Crimen y castigo, del escritor ruso Fédor Dostoievsky, es el punto de partida para desarrollar esta historia que se apoya en recursos escénicos poco convencionales, elementos multimedia y sonoros. La elección del texto y de los recursos por parte de David Gaitán, director de la obra y miembro de Teatro Legeste, no resulta casual; no se trata simplemente de un experimento escénico, sino de expresarse “en códigos que nos identifiquen como compañía y generación”, señala el grupo. La cuestión es, para estos jóvenes, poner en juego en el contexto poco favorecedor que nuestro país atraviesa la responsabilidad social del creador. Ubicar dentro del acto dramático el lugar que ocupamos frente a un entorno de violencia social y encontrar “un sentido de humanidad en mitad de la catástrofe social”.

Los puntos débiles de esta puesta en escena se desprenden de la propia dificultad del texto, por momentos algunos de los recursos que Legeste utiliza como herramienta para adaptar la obra original no terminan de funcionar del todo. El vídeo, por ejemplo, utilizado en un momento fundamental de la obra, se desdibuja y pierde; la apuesta por este medio escénico-escenográfico se pierde entre grises que lo hacen poco comprensible. De ahí la dificultad del texto, algunos recursos tienen una efectividad desigual para comunicarse con el público. El mejor ejemplo de esto es el ingenioso principio de esta representaciónn; quien ha leído la obra del escritor ruso entiende de inmediato el momento específico de la historia ante el que se encuentra, quien la desconoce se pierde en una secuencia sonora que se antoja demasiado extensa.

Sin embargo, estas son cuestiones menores frente a un impecable trabajo actoral por parte de los integrantes de la compañía. El elenco conformado por Raúl Villegas, Ana Beatriz Martínez, Emiliano Ulloa, Sara Pinet, David Gaitán, Pablo Marín y Gonzalo Guzmán se desenvuelven de manera precisa, en ocasiones casi coreográficamente, entre una escenografía escasa que podríamos calificar de lacónica, pero que resulta ideal para el desarrollo de esta obra.

Escurrimientos y anticoagulantes es una propuesta que vale la pena. Pero hay que decirlo, se trata de una obra que requiere de cierta paciencia por parte del espectador –si es que no conoce la historia que se le está narrando-, que requiere de disposición y cierto grado de curiosidad para dejarse llevar por el camino que esta compañía teatral nos indica. Si ustedes están dispuestos, no dejen pasar la oportunidad de asistir a esta obra, les aseguro que recorrerán una senda que, con muy sutiles desniveles, les resultara divertida e interesante.

Aquí pueden consultar más datos sobre Escurrimiento y anticoagulantes (Teatro, horarios, boletos, etc.)

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.







Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


DA CLICK AQUÍ




BANNER4_ALT









Sigue a
Cartelera de Teatro en: