SÍGUENOS EN:


OLEANNA: Un salón de clases, un espacio de conflicto ideológico y generacional



Por Roberto Sosa/ Un salón de clases es el sitio, profesor y alumna debaten conceptos sobre la educación. Él cree tener el control, ella leyó un libro que el maestro escribió pero no entendió nada, se siente tonta. La retórica del académico la hostiga. En sus manos está reprobarla o no, su decisión puede salvarle el semestre a la alumna.

La tensión dramática es en una línea. El teléfono interrumpe una y otra vez el debate. El maestro tiene proyectos importantes a corto plazo. El curso de la discusión da un giro total, el profesor aspira a un mejor puesto académico y está por comprar una nueva casa. Sin embargo la Comisión de Titularidad revoca su ascenso, el informe dice que hubo hostigamiento y maltrato de una alumna. Ahora todo parece estar en su contra. La que estaba a punto de reprobar, la que no entendía nada…la tonta, tiene al profesor de “rodillas”, lo que ella asentó en el informe puede acabar con la carrera del catedrático.

Olenna de David Mamet, es un texto espléndido que nos habla del poder que se ejerce en el ámbito universitario. Por un lado, un profesor intenta imponer sus teorías y conceptos educativos con base en su criterio; en el otro, una alumna difiere y lo confronta. El drama no se resuelve con un informe, lo interesante para el espectador es presenciar el trance entre el profesor y su “víctima”. Un salón de clases, en donde se va a ensañar y aprender, se convierte en un espacio de conflicto ideológico y generacional.

Los dos personajes están sólidamente construidos por el autor, bien cimentados. La dramaturgia crece conforme se desarrolla el relato, sube el tono emocional en los personajes y se trasladan junto con el espectador a un punto vehemente, arrebatado donde no hay vuelta atrás. ¿Quién es más fuerte…? Físicamente él, quizá emocionalmente no…

La versión más reciente de Oleanna en México, fue en 2010 en el teatro El Granero con las actuaciones de Juan Manuel Bernal e Irene Azuela, bajo la dirección de Enrique Singer. Hoy, regresa al escenario con la dirección y actuación de Bruno Bichir, lo acompaña en el escenario Tato Alexander. Son odiosas las comparaciones, pero inevitables. De la primera recuerdo el excelente trabajo actoral y la buena dirección de escena. El escenario del Galeón dejaba respirar la obra, daba espacio a los personajes para explayar y extender sus consternaciones.

Ahora se presenta en el Espacio Urgente 1 del Foro Shakespeare, un teatro pequeño, íntimo, pero que no ayuda al desarrollo de la pieza. Se nota constreñido, limitado y estrecho. La obra carece de profundidad en todos los sentidos: dirección, actuaciones, escenografía, iluminación.

Bruno dice que lo suyo es dirigir, en mi opinión ha conseguido mejores trabajos cuando es dirigido, “El vestidor”, por ejemplo, donde sabresale por el rigor de su personaje. En Oleanna, se dirige a sí mismo, y –creo- pierde perspectiva porque no se ve, y no ve a su cómplice en el escenario, es decir, la ve, están en escena, pero no aprecia el trabajo de ambos como lo podría hacer desde fuera.

En ella, no vi la transición de una joven que está a punto de perderlo todo -que se siente tonta-, a una alumna que toma el control y confronta a su profesor.

Consulta precios y horarios de la obra, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.








BANNER4_ALT




Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: