SÍGUENOS EN:


MICROGRAFÍA DEL HUMANO: Personajes dentro de una sociedad decadente cuya salida, quizá, sea quitarse la vida



Por Roberto Sosa/ En el universo los humanos somos un micro de un macro, habitamos un planeta azul en evolución. Para ver a los humanos no hace falta un microscopio, no es necesario un instrumento para echar un vistazo al “rey de la creación”. La dramaturgia de Mirelli Franco nos da una perspectiva con la puesta en escena Micrografía del humano. Los siete pecados capitales forman parte del discurso escénico.

Con cuatro personajes -tres mujeres y un hombre- la obra se recarga en el trabajo físico de los actores. La puesta en escena es dinámica, con escenas vertiginosas, con prisa, metáfora con la vida de hoy. Lo que vemos sobre el escenario son seres al límite que transitan por una línea delgada, estrecha, entre vida o la muerte. Una escena nos muestra a los personajes envueltos en fundas de plástico, resguardados como bacterias para no contaminar.

El texto prorratea emociones y frustraciones en cuatro seres que representan al ser humano visto de cerca, desde su interior. Expone sus carencias y su lado oscuro. Los personajes de esta historia se hunden en la cotidianidad, están inmersos en una sociedad decadente y quizá la única salida es quitarse la vida, no seguir más. Los placeres como el sexo, ya no son suficientes: “toca, entra, penetra, no me beses, haz lo que quieras…”

Micrografía del humano no es una obra fácil, la autoría, dirección y actuación es de Mirelli Franco, una disyuntiva que desde mi perspectiva no resuelve. Es buena la dramaturgia, sin embargo en la dirección no está todo resuelto; hay escenas que las significa de forma acertada, otras no. La acelerada forma de presentar las acciones –con muchas entradas y salidas de actores- desarticula la obra.

El diseño de vestuario de Melisa Olivares es un acierto, telas y colores neutralizan las emociones de los personajes. La escenografía de Martín Quetzal llena el espacio con maniquís, manos y cabezas, no le encontré sentido, sólo distraen la atención del público. La música en vivo es de Oscar Braun.

El elenco lo complementan Frank Medellín, Xóchitl Quetzal y Mariana Muñiz Nieto. Su labor es magnífica, dejan todo sobre el escenario, con aptitud, profesionalismo y entrega. El esfuerzo físico lo llevan al límite; la complicidad con la directora es evidente. En conjunto los cuatro están en el mismo nivel, su labor sobre el escenario es plausible.

La puesta en escena aborda la actualidad a través de un trabajo orgánico y multidisciplinario. Desde el escenario cuatro personajes mueven sus cuerpos, narran y dialogan, sacuden y agitan sus emociones, sensaciones que trasladan al espectador. La obra ahí está y puede crecer, tiene los elementos para lograr un mejor resultado.

Consulta precios y horarios de la obra, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.








BANNER4_ALT






Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: