SÍGUENOS EN:


LO QUE SE VE DESDE EL CIELO: Un universo sensorial sobre una tragedia familiar



Por Sara Barragán del Rey/ Si pudiéramos observar lo que se ve desde el cielo, tal vez nos daría miedo, tal vez nos haría hablar, tal vez nos haría cambiar. Y a estas preguntas existenciales se enfrentan los dos personajes de esta obra: dos hermanos que mantienen una conversación íntima en el patio de la casa familiar, después de asistir a un entierro. Sin más acción que ésta y con tan sólo un banco en el escenario, los actores (Kerim Martínez, como el hermano mayor, y Mauro Sánchez Navarro, Martín Saracho y Diego Narváez, alternando funciones como el hermano menor) despliegan un universo sensorial  y recrean el espacio en el que está presente la imagen del viejo árbol del patio, que se erige como el símbolo de la historia familiar.

La tragedia rodea el reencuentro no planeado de ambos hermanos, de forma que la sensibilidad del momento logra que la conversación, en un inicio aparentemente cortante, se vaya transformando y permita un espacio en el que los recuerdos y sentimientos reprimidos del pasado por fin pueden ser dichos.

La obra, escrita por Kerim Martínez, desgrana el mundo interior de los dos personajes desde un diálogo realista y cotidiano en el que se van deslizando los rencores, los conflictos, los miedos, los prejuicios y las esperanzas de cambio. En la historia, contada con un texto que alterna lo poético con lo cotidiano, no hay moraleja. Tampoco hay sentencias ni consejos, no hay buenos ni malos, sólo una exposición de la complejidad de las relaciones familiares y los conflictos internos que se producen en el momento en que los patrones heredados de los padres chocan con la vida y las aspiraciones de los hijos. Así, en cada uno de los hermanos, se produce una respuesta, que tiene que ver con las elecciones de la vida y la capacidad de querer cambiar o rendirse. También los personajes ausentes, como el hermano que acaba de morir, la madre que duerme en la casa o el padre que los abandonó en la infancia, aparecen como fantasmas que inevitablemente condicionan y afectan los mundos de ambos personajes.

La acertada dirección de Sebastián Sánchez Amunátegui en este montaje, logra que la historia se cuente desde un lugar íntimo y muy sincero por parte de los actores. Sus rostros pausados, sus acciones mínimas, recuerdan a los primeros planos cinematográficos, logrando que la emoción, siempre contenida, se exprese con una gran fuerza. La sutileza de las actuaciones no queda encorsetada en la quietud, sino que dota a este drama familiar de un gran realismo, despojándolo de todo matiz melodramático y convirtiéndolo así en una historia de carácter universal con la que es muy fácil identificarse desde las butacas.

Pero no es una identificación dirigida a la catarsis, por muy trágico que pueda parecer el contexto. Más bien la historia escribe en el aire preguntas existenciales que cada espectador, a poco que tenga cierta conexión interna, podrá replantearse. Quiénes somos desde la familia que tenemos, qué caminos elegimos en la vida para encontrar nuestros propios esquemas y no repetir patrones heredados y qué posibilidad o capacidad vamos encontrando para cambiar nuestro destino.

Lo que se ve desde el cielo se presenta en la Ciudad de México en el Foro Café K-OZ Foro Cultural (Séneca s/n casi, esquina con Homero 1329, Polanco). Consulta precios y horarios de la obra, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.








BANNER4_ALT





Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: