SÍGUENOS EN:


LAS MUSAS HUÉRFANAS: Cuatro hermanos, un vacío y muchos secretos por revelar



Por Saúl Campos/ Cuando su madre se fue, la mayor de las hermanas se quedó al cuidado de la pequeña, la hermana de en medio otorgó su vida al ejército y el único varón se adentró a una vida de viajes para poder terminar el libro que aparentemente le daría la fama necesaria para destacar. Ante el regreso de la madre, quien ha decidido volver después de 20 años de ausencia, los 4 hermanos se preparan para un encuentro con el pasado, con su presente y con el incierto futuro; desde aquella soledad y demonios que quedaron tras la ausencia, y que el tiempo solo ha logrado aseverar.

La Capilla Novo es el espacio en el cual Boris Schoemman dirige de nuevo un texto de Michel Marc Bouchard, Las Musas Huérfanas, la cual sin duda, sobresale rápidamente de la cartelera mexicana para posicionarse como uno de los trabajos mejores logrados en lo que va del año.

En un espacio blanco, la historia de los hermanos rotos tras el abandono va pintando los colores necesarios para lograr el cometido. Situación que ocurre en gran forma gracias a la presencia actoral de Carmen Mastache, Indira Pensado, Tania González Jordán y Yeber Aíza López, quienes dejan un total sentimiento de desolación al entregarse a una historia de fantasmas personales que han ido arrastrando desde que se separaron de su figura materna.

Al adentrarnos en la historia, la familia desintegrada frente al público comienza a unir sus partes de nueva cuenta por medio de una deconstrucción individual, exponiendo las culpas y reclamos pendientes por perfilarse ante la víspera de la semana santa. Los cuatro personajes vivirán una auténtica pasión mientras esperan a la madre, quien atinadamente ha anticipado su llegada para el domingo de resurrección.

La crítica social presente hacia la intolerancia y el clasismo deriva en una búsqueda de libertad y desahogo, Bouchard construye estos elementos frente a 4 personajes con estereotipos sociales comúnmente satanizados, para darles un sentido auténtico y humano.

Bajo la visión de Schoemman, este universo aparece como una realidad en la cual los elementos que atentan contra la integridad de cada uno se intensifican y conectan a la audiencia con la trama de una forma ensordecedora.

El atinado diseño de vestuario en blanco y negro nos permite construir el resto del paisaje dentro de la ausencia de elementos. Ubicándonos rápidamente dentro de los escenarios de campiña que propone el autor, pero que se someten al intempestivo paso del tiempo.

Sin duda la obra se sostiene de principio a fin por el duelo de actuaciones que los actores convocados realizan. Dando una especie de demostración contenida y precisa sobre la importancia de darle el tono, ritmo y causa indicada a cada palabra, permitiendo que el tema de la segregación y la intolerancia pueda caer de forma orgánica, a pesar de su naturaleza.

Las Musas Huérfanas representa un innegable regreso de las experiencias teatrales que colocaron a Boris Schoemman como el reconocido director que es en día. Expone además las características que alumnos suyos como Hugo Arrevillaga o Adrián Vázquez han adoptado en sus formas. Pero sobre todo, propone una exhibición de teatro puro, a través de nada más que el talento conjunto en un espacio designado.

consulta precios y horarios de la obra, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.










Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: