SÍGUENOS EN:


JOSEFA, EL MUSICAL: El sentimiento de patriotismo que logra avivar una llama en la audiencia



Por Saúl Campos/ ¿De dónde surge la necesidad de hacer patria? Quizás desde la sinergia de ideales políticos y sociales. Puede que no importe de dónde venga ese impulso que nos mueve a levantarnos y accionar, siempre y cuando exista un ideal común. Un ideal que vele por el bienestar de todos y quiera llevarlos a un mejor nivel de vida.
Bajo esa promesa, los insurgentes decidieron independizar a la Nueva España del yugo español. Darle un nombre, México. Seguir a varios líderes, entre ellos una mujer, Josefa Ortiz de Domínguez, ésta es su historia.

Josefa, El Musical de México es quizás uno de los proyectos que más revuelo ha causado en el teatro mexicano desde el anuncio de su producción. ¿Por qué? Básicamente por que hubo una comparativa directa a el último gran hit de Broadway: Hamilton, An American Musical.

Sí, a simple vista podría quizás ser un plagio hasta en el nombre, vaya ambas son obras sobre personajes históricos base para la política actual tanto en México como en EEUU. Pero, ¿realmente es Josefa una copia a la obra de Lin- Manuel Miranda?, ¿es como algunos han llamado “El mejor” o “El peor” musical en la historia de México?

La realidad es que Josefa no es Hamilton, empezando por la estructura que encierra la obra de Miranda, la cual a través de la historia de este personaje, se vale para hacer una crítica fuerte a la discriminación y un llamado a reconocer la valía de la mezcla de razas generada por la migración, para construir una nación fuerte. Ojo, en Hamilton, el hilo conductor es siempre dicho personaje, nunca se pierde, situación contraria en Josefa, donde hay más historias de por medio que la de la propia Corregidora.

En Josefa el ideal central es hablar de la unión necesaria entre todos los que componen una nación para que pueda existir y florecer dentro de sí. Por supuesto se fija en la discriminación racial, pero también en el yugo del clero, ejercido en la entonces Nueva España y un tanto en el empoderamiento femenino, que se formó entre una sociedad de mujeres que, sin importar la casta, eran venidas a menos entre los hombres.

Podríamos seguir con el cuadro de semejanzas y diferencias, pero vaya, ¿realmente tiene sentido cuando podemos encontrar las mismas en un libro de historia? Sería absurdo hablar de si en Hamilton hay un personaje con tendencias gay y en Josefa también, como decir que sólo en Mamma Mia! debería de haber una chica buscando a su verdadero padre, porque entonces quizás le copiaron a Annie… ¿Realmente alguien ha descubierto el hilo negro?
El texto de José Dolores González nos queda a deber más del personaje principal, conocerla más, en su fragilidad personal, de pareja (la historia ya tiene demasiada castigada la figura de su marido, como para que aquí también se le pase por encima). En su rol de madre, tenemos un momento fuerte del personaje hablando de una traición en su propia sangre, pero ¿de dónde viene ese dolor?

Josefa tiene una cuestión a favor: el sentimiento de unidad y patriotismo está presente, es efectivo en la audiencia, logra avivar una llama. Tiene otra en contra y quizás la que necesita trabajar más para florecer como podría hacerlo: la homogeneidad del discurso de sus creativos.

Si bien la dirección de Edgar Cañas logra momentos de plasticidad bastante buenos que logran emocionar verdaderamente, hay un problema fuerte entre el discurso y el resto de las partes, y es que no hablan la misma lengua. La música obedece a un corte que se mueve entre clásico y rock-pop, válido, funcional en la mayoría de los números. Pero al entrar en contacto con la coreografía, la magia se rompe.

Realmente es la coreografía (incluyendo el trazo escénico) la que demerita la valía de la línea melódica. Bailando entre estilos, exaltando movimientos grandilocuentes que se mezclan con danza contemporánea; situaciones que a fin de cuentas, de tratarse con más elegancia, de acuerdo a lo que la música pide, podrían brillar más.
La iluminación tiene cuadros brillantes, opacados por otros que no apoyan realmente el trazo en escena. Sin duda, este es otro aspecto que, de mejorar en tiempo y forma, le hará justicia al buen diseño de audio. Por parte de la escenografía, aunque muy functional, en momentos, y con un diseño interesante, se debilita ante los detalles de realización, los cuales podrían hacerla ver un tanto escolar.

Afortunadamente hay un elemento más fuerte en escena: El elenco. Hay un verdadero compromiso y entrega en cada uno de ellos, lo que permite a la audiencia concentrarse en la historia y conectar con la propuesta. Destacando forzosamente la presencia de Ginette Zavala, Jimena Parés (protagonista) y Lalo Partida.

La segunda demostrando con creces el talento que ahora la convierte en protagonista tras una amplia carrera en el teatro musical. La primera y el último, con una entrega y maestría para construir sus personajes dignas de ovación. Voces como las de Oscar Ugalde, Hugo Serrano y Sergio Morel, definitivamente complementan las acciones en escena con detenimiento.

Josefa, El Musical de México no es para nada un mal producto al final del día. ¿Necesita trabajarse más? Sí. Y la respuesta es afirmativa por una simple razón: tiene momentos muy bien logrados que nos dejan ver que así de perfecta podría ser en general. Sí, tendrá que vivir bajo la crítica de existir en un momento donde Mauricio García Lozano levantó un Hombre de La Mancha desde resoluciones altamente sencillas y revolucionó la escena musical, sin embargo, esa comparación benéfica será un aliciente para potencializar al máximo un producto que ya está listo, solo necesita pulirse.

Estamos frente a una oleada de nuevos musicales mexicanos deseando abrirse paso (como cualquier otro género) en el teatro mexicano. Exigirles perfección es necesario, por supuesto, pero acudir a las salas para hacer juicios de valor coherentes también. Necesitamos apoyar a estas producciones, alentarlas a trabajar para ser dignas representantes del género en el mundo. Josefa tiene un grito de ¡Viva México!, cargado de furia, hagamos que resuene.

Consulta precios y horarios de la obra, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.








BANNER4_ALT




Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: