SÍGUENOS EN:


Irene: afortunada reinterpretación de un clásico



Por Óscar Ramírez Maldonado / Irene es una adaptación precisa y compacta de Hedda Gabler, el clásico de Henrik Ibsen. En esta versión actualizada, Sebastián Sánchez -director y adaptador del montaje- lleva al extremo la exploración escénica para un solo ambiente del autor noruego.

El ambiente no solamente es uno, sino que se contrae al máximo con una escenografía limpia, realizada por Raúl Mendoza y el propio director, carente de elementos extras; unas cuantas sillas, una mesa, un piano y un juego de luces eficiente (diseñado por Mendoza), es en dónde se desarrolla esta historia de una mujer abrumada por el aburrimiento y la infelicidad.

Este espacio escueto es el lugar ideal para presentar una personalidad tan compleja como es la de Irene (Hedda Gabler). Un personaje ambiguo que se mueve entre el miedo y la ambición, entre la cobardía y el arrojo; que toma partes de los otros para tratar de apuntalarse y no derrumbarse. El espacio en apariencia vacío permite ver en su auténtica dimensión a un personaje como Irene.

Irene, como Hedda Gabler, es una mujer en la que coexiste una maldad sorda y una inteligencia clara (y peligrosa). El deseo latente de revancha ante una realidad poco satisfactoria y el placer que le proporciona la destrucción viven dentro de esta hermosa mujer que manipula y erosiona todo cuanto toca.

Un aspecto muy afortunado de este montaje son las sociedades que el director logra con Jessica Sandoval (quien también interpreta de manera extraordinaria a Irene) en la coreografía del montaje y con Tareke Ortiz en la música. Ambos elementos aportan potencia a la obra y generan una tensión que se va acumulando en el ambiente.

El elenco, integrado por Jessica Sandoval, Raúl Mendoza, José Ramón Berganza, Bernardo Benítez y Karina Lechuga, logra un bloque sólido. El contrapunto y el choque entre Lena e Irene es consistente y tiende puentes entre los personajes masculinos del montaje.

Quien ve esta obra ve una obra vital, llena de energía. No es de sorprender, pues su director a lo largo de su carrera ha ido puliendo un estilo en el que el ritmo es una piedra angular. En comedia o drama Sebastián Sánchez parece buscar la contundencia del ritmo, la precisión y la naturalidad en sus personajes. Apuesta por la concisión, por trabajar los textos al máximo para eliminar elementos periféricos sin perder la escencia de las historias y lograr así montajes dinámicos.

Irene es una puesta en escena que se disfruta. Esta revisión de un clásicos no solamente entretiene, sino que aporta elementos nuevos para entender al personaje. Al traer a Hedda a la actualidad se pone de manifiesto las cualidades que Ibsen dio a su personaje: una mujer que no encaja con los estereotipos y límites de la época en la que la obra fue escrita (finales del siglo XIX). Hedda-Irene es un personaje actual, una mujer que -a pesar de sus posibilidades y privilegios- es víctima del hartazgo y el vacío.

Hoy, en una sociedad como la nuestra, todos somos un poco como Irene, seres buscando a toda costa romper la monotonía y colocarnos en el centro de la historia. Insatisfechos en algún sentido; nada basta, los demás son el reflejo que nos valida.

Los temas que toca Ibsen son vigentes y nos incumben. La corrupción y el tráfico de influencias; la ambición, el egoísmo, la competencia salvaje y la hipocresía; el lugar que ocupa la mujer en la sociedad. Temas que muestran nuestro lado oscuro, pero ahí, en algún resquicio, está en el texto del autor noruego algún rastro de la lealtad y solidaridad como último recurso de lo humano.

Irene, que se presenta sábados y domingos en el Un Teatro Alternativa Escénica, es una muy buena opción para ver teatro de calidad en un espacio alternativo. Para más información del montaje haz click aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.














Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: